Mundo

Primera misa de Ernesto Cardenal, sacerdote de la Teología de la Liberación perdonado por Francisco

Tras permanecer 35 años suspendido del ministerio sacerdotal, pena impuesta por Juan Pablo II por colaborar en la revolución sandinista, pudo celebrar nuevamente la eucaristía en la cama de un hospital

Misa de Ernesto Cardenal en el hospital
photo_cameraMisa de Ernesto Cardenal en el hospital

La Nunciatura Apostólica en Nicaragua publicó el pasado 18 de febrero un comunicado que explica por qué el Papa Francisco levantó las sanciones canónicas impuestas a Ernesto Cardenal, sacerdote de 94 años suspendido a divinis por San Juan Pablo II en 1984 por entrar a la actividad política al formar parte del gobierno sandinista, algo prohibido por el derecho canónico. Cardenal también era un activista de la Teología de la Liberación. 

El Santo Padre ha concedido con benevolencia la absolución de todas las censuras canónicas impuestas al Rev.do Padre Ernesto Cardenal, acogiendo la petición que éste le había presentado recientemente, a través del Representante Pontificio en Nicaragua, de ser readmitido al ejercicio del ministerio presbiteral”, señala el comunicado que lleva la firma del Nuncio Apostólico en Nicaragua, Mons. Waldemar Stanislaw Sommertag, informa Aciprensa.

Colaboró con la revolución sandinista 

Cardenal colaboró activamente con la revolución del Frente Sandinista de Liberación Nacional que acabó con la dictadura de Anastasio Somoza. Fue nombrado ministro de Cultura el mismo día que los sandinistas vencieron, el 19 de julio de 1979. Ocupó este cargo hasta 1987.

Cardenal fue reprendido públicamente por San Juan Pablo II cuando este visitó Nicaragua en 1983, un año antes de ser suspendido de ejercer el ministerio sacerdotal. En la foto que pasó a la historia, se ve al Papa polaco serio ante el nicaragüense en posición de genuflexión y sonriente.

Este viaje no fue agradable par el Papa Juan Pablo II. Según Vatican Insider apenas aterrizado en el aeropuerto, lo primero que vio el pontífice fue una pancarta con la frase: “Bienvenido a la Nicaragua libre gracias a Dios y a la revolución”. Una vez abajo del avión, acompañado por el presidente Ortega, quiso saludar a los ministros. Ya desde Roma, él había pedido no ver a ningún sacerdote de los involucrados en el gobierno. Para entonces, Cardenal no era el único clérigo y funcionario, pero sí era el único con el rango de ministro. 

"De manera improvisada se dio el saludo papal al gabinete y, claro, el cruce indeseado con el ministro de Cultura. Cuando Wojtyla llegó frente al joven sacerdote, este sólo atinó a arrodillarse e intentó besarle el anillo. Ante las cámaras de la televisión, el Papa evitó el beso y con mirada penetrante dijo: “¡Usted debe regularizar su situación!”. Repitió dos veces la advertencia, ante el embarazoso silencio de su interlocutor", narra Andrés Beltramo. 

Tiempo después, Cardenal diría que Juan Pablo II le pidió que regularizara su situación.

El Papa Juan Pablo II amonesta al cura Ernesto Cardenal en el aeropuerto de Managua en 1983

Misa en el hospital 

Ahora, 35 años de su separación del sacerdocio impuesta por Juan Pablo II, Cardenal, de 94 años, pudo celebrar nuevamente misa en la cama de un hospital donde está ingresado por una afección renal. La foto ha sido publicada por Vatican News, la agencia del Vaticano. 

Según el nuncio de Nicaragua, Ernesto Cardenal aceptó la pena canónica impuesta en esa época y se atuvo a ella siempre, “sin llevar adelante alguna actividad pastoral” e incluso después de haber abandonado cualquier compromiso político, “desde hace muchos años”, informa Vatican Insider. 

El nuncio Sommertag no sólo comunicó la noticia de su plena reintegración al sacerdocio, también le transmitió la bendición de Francisco para que pueda vivir este último tramo de su vida en paz con el señor y con la Iglesia. En esa misma cama de convalecencia, el embajador papal concelebró la misa con Cardenal, como atestiguan no sólo la fotografía mencionada, sino también algunas imágenes de vídeo que han circulado a través de internet en las últimas horas. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?