Mundo

Párrocos de Tierra Santa alertan de que la presencia cristiana palestina “disminuye a diario”

“No es una tarea fácil pero necesitamos ayuda moral, espiritual y material”, afirman durante la reunión de obispos para Tierra Santa

Tierra Santa.
photo_camera Tierra Santa.

Los efectos de la pandemia y las graves consecuencias socio sanitarias y económicas ha afectado a las población cristiana de Tierra Santa. El alto desempleo debido a las restricciones y a la cancelación de peregrinaciones, ha provocado un alto desempleo en los medios de vida de miles de fieles.

Debido a este grave problemas, muchas escuelas católicas y otras instituciones del Patriarcado Latino se enfrentan a grandes problemas financieros con la posibilidad de que algunas no tengan más remedio que cerrar. 

La ausencia de peregrinos ha agravado las dificultades económicas generalizadas, ha incrementado el desempleo y ha empujado a muchas más familias a la pobreza.

Así se ha puesto de manifiesto en la reunión de la coordinadora de obispos para Tierra Santa que tuvo lugar del 16 al 21 de enero de 2021, este año de manera virtual. En esta reunión, los obispos mantuvieron encuentros con los cristianos y católicos locales. 

Tras la reunión, los dieciséis obispos de todo el mundo que forman la coordinadora de Tierra Santa se comprometieron a apoyar a la comunidad cristiana, que "aunque pequeña, es un importante garante de la cohesión social y portadora de esperanza para un futuro mejor", señalan en el comunicado final. 

Cristianos palestinos en Gaza 

Otro de los problemas que se dieron a conocer en esta reunión, encabezada por el patriarca Latino de Jerusalén, Pierbattista Pizzaballa y el arzobispo Girelli, nuncio en Israel y Delegado Apostólico en Palestina, fue la falta de perspectivas y posibilidades para los jóvenes de Gaza. 

En una presentación de video, el P. Gabriel Romanelli, párroco de la Sagrada Familia, lamentó la imposibilidad de salir de la Franja ahora más con el COVID-19, situación adversa para los cristianos palestinos en Gaza, a quienes durante más de un año no se les ha permitido visitar a sus familiares y amigos en Cisjordania y JerusalénEn circunstancias normales, la Iglesia lucha con uñas y dientes para obtener permisos para que los cristianos de Gaza puedan celebrar la Navidad y la Pascua en Belén y Jerusalén, informa la Fundación ecuménica cristiana de Tierra Santa. 

El P. Gabriel hizo un llamado a los obispos para que ayuden a preservar la presencia cristiana palestina que está disminuyendo a diario, no solo en Gaza sino también en Cisjordania: “¡No es una tarea fácil! Es nuestra responsabilidad hacer eso pero necesitamos ayuda moral, espiritual y material”, dijo, También destacó la importancia de la creación de empleo para los jóvenes y la necesidad de crear proyectos de vivienda para familias jóvenes.

Algunos de estos proyectos son el Centro de Capacitación Tomás de Aquino creado en 2018 por el Patriarcado Latino que tenía como objetivo aliviar la pobreza y detener la inmigración desde la Franja. El programa ha beneficiado a 45 jóvenes hasta la fecha. 

Otro de los proyectos importantes en Gaza es el que dirigen las Hermanas de las Misioneras de la Caridad, que trabajan con niños discapacitados y personas mayores en el recinto de la Parroquia Sagrada Familia que fue presentado por la Oficina de Servicios Católicos de Ayuda en Gaza. 

El papel de Cáritas Jerusalén 

En esta reunión, también el director general de Caritas Jerusalem en Gaza presentó los esfuerzos de la institución para combatir el COVID-19. Con la propagación del virus allí, Caritas Jerusalén activó un plan de emergencia, preparado en marzo de 2020 en coordinación con el Ministerio de Salud, para brindar servicios médicos a los pacientes con COVID-19 en sus hogares. 

Caritas Jerusalem también coordinó la entrega de 2.500 pruebas de diagnóstico de Covid-19 en junio de 2020, una donación del Papa Francisco al Ministerio de Salud en Gaza.

Durante esta pandemia, Cáritas ha atendido a 7.000 personas infectadas por Covid-19 en la franja de Gaza y sus equipos han realizado 4.600 visitas de emergencia en la zona y han asistido a 22.000 personas confinadas en sus hogares. Al mismo tiempo, realizan atención primaria y cuidados médicos necesarios por otras patologías.

Instituciones cristianas vitales 

En su mensaje final, los obispos se comprometen a apoyar a "nuestros hermanos cristianos en Tierra Santa. Las escuelas católicas, las clínicas, los hospitales y otros proyectos sociales, incluido el trabajo de Caritas, aunque se encuentran bajo una fuerte presión, son modelos de caridad, justicia y paz. Estas instituciones cristianas son vitales para unir a personas de diferentes orígenes para servir al bien común de todos". 

Todos los obispos esperan con impaciencia el momento en que los cristianos de todo el mundo puedan volver a realizar peregrinaciones a Tierra Santa para testimoniar y apoyarlo de primera mano. "Hasta ese momento, animamos a nuestras comunidades a ofrecer toda la asistencia que sea posible y a tener presente a todas las personas de la región en nuestras oraciones", concluyen los obispos. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable