Mundo

Obispo Báez, tras expulsión de Misioneras de la Caridad:“Nicaragua es una prisión”

“No debemos permanecer mudos ni paralizados por el miedo”, dice el obispo exiliado en Miami

Silvio José Báez en un asilo de las misioneras de la Caridad. Foto: Israel González.
photo_camera Silvio José Báez en un asilo de las misioneras de la Caridad. Foto: Israel González.

La represión en Nicaragua no cesa. La Asamblea Nacional de Nicaragua que preside Daniel Ortega, de mayoría gubernamental, canceló ayer miércoles las personalidades jurídicas de 101 ONG, incluida la Asociación Misioneras de la Caridad de la Orden Madre Teresa de Calcuta, entre ellas algunas otras asociaciones católicas. 

Las Misioneras de la Caridad, creada el 16 de agosto de 1988 durante el primer régimen sandinista (1979-1990) tras una visita a Nicaragua de la madre Teresa de Calcuta, mantenía una guardería, un hogar para niñas víctimas de abusos o abandonadas y un asilo de ancianos, que comenzaron a cerrar desde el pasado 15 de junio, informa EFE. 

"Soy testigo de su servicio amoroso"

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, que lleva tres años de exilio en Miami, Mon. Silvio José Baez, como es constumbre no se ha callado ante esta nueva acción del régimen de Ortega. 

En sus redes sociales ha dicho: "Me da mucha tristeza que la dictadura haya obligado a las Hnas. Misioneras de la Caridad de Teresa de Calcuta a abandonar el país. Nada justifica privar a los pobres de atención caritativa. Soy testigo del servicio amoroso que prestaban las hermanas. Dios las bendiga". 

En su cuenta de Twiiter, ha difundido unas imágenes del periodista nicaraguense también exiliado, Israel González Espinosa, en donde aparece en 2018, antes de su exilio, compartiendo un almuerzo con personas sin hogar en el asilo de las Hermanas de la Caridad ubicado en Managua. "Hoy, Ortega ha ordenado el cierre de dicha obra social", señala el periodista. 

"No debemos permanecer mudos" 

Mons. Báez, en el exilio, solicitado por el Papa Francisco, concede entrevistas y proclama en sus homilias que callarse es peor: “No debemos permanecer mudos ni paralizados por el miedo. Hacer el bien no es para cosechar aplausos. No se construye el mundo eliminando a quienes no piensan como nosotros", dijo en su homilia del último domingo. 

El religioso carmelita aseguró en su homilia, que en una sociedad sana deben resonar todas las voces y que nadie debe ser acallado por pensar diferente al resto de las personas. 

“Quien reprime o encarcela para silenciar a quienes resultan incómodos por su forma de pensar es un enemigo de la vida que expresa su cobardía aplastando las conciencias libres. No nos acostumbremos a ser reprimidos y silenciados. Luchemos para que en nuestro corazón, en nuestras palabras y también en las instituciones sociales, no haya espacio para la intolerancia y la exclusión”, recoge CafeconVoz. 

El país, una prisión 

En una entrevista concecida a National Catholic Register afirmó: “Como obispo puedo decir que el régimen actual en Nicaragua ha convertido a nuestro país en una cárcel, una prisión”.

“Es una dictadura en todo el sentido de la palabra”, afirmó en una entrevista que analizó el trato a la Iglesia Católica y la manipulación de la religión popular por parte de Daniel Ortega, el líder sandinista que llegó al poder en los embriagadores días de 1979. revolución y ha gobernado ininterrumpidamente desde 2007, con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta.

El obispo Báez pastorea en Miami a un número creciente de compatriotas que también han huido del país y han encontrado refugio, temiendo ser encarcelados o morir. Además, es mprofesor del Seminario Regional St. Vincent de Paul en Boynton Beach, Florida. 

190 iglesias atacadas 

Hasta el momento, 190 iglesias han sido atacadas y profanadas, mientras que obispos, sacerdotes y laicos son hostigados con frecuencia, según un nuevo informe , “Nicaragua: ¿Iglesia perseguida? (2018-2022)”, realizado por la abogada Martha Patricia Molina Montenegro, integrante del Observatorio Pro Transparencia y Anticorrupción. “El informe refleja un panorama amplio de la persecución y criminalización que sufre la Iglesia Católica en Nicaragua”, dijo Molina al Registro en un mensaje de correo electrónico.

Por su parte, el obispo de Alicante, José Ignacio Munilla, tampoco se ha callado ante este atropello y ha dicho en su cuenta de Twitter: "El marxismo no soporta el testimonio de la caridad cristiana, porque deja en evidencia la falsedad y la fealdad de su discurso de odio..."

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?