Mundo

Mons. Pierbattista recuerda en un vídeo la necesidad de colaborar con Tierra Santa en la colecta del Viernes Santo

El año 2019 se celebran 800 años de la llegada de san Francisco de Asís como peregrino y testigo de la paz a los Santos Lugares

Mons. Pierbattista Pizzaballa (Administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén y Custodio de Tierra Santa durante doce años), recuerda en un vídeo titulado "Colecta para Tierra Santa" la colecta que se realiza para los Santos Lugares el Viernes Santo. 

Cada año—desde hace muchos siglos, por decisión del Papa, como explica el arzobispo Pizzaballa en el clip— la Iglesia Católica destina los donativos recogidos el Viernes Santo para sostener todos los proyectos y ayudas llevados a cabo por los cristianos y la Custodia de la Tierra Santa, en lo que llama la Colecta para Tierra Santa o Colecta del Viernes Santo.

Mons. Pizzaballa afirma: "Es importante en ese día, en el cual todos recordamos la muerte del Señor, acordarse también de esa comunidad, allá en Tierra Santa, que custodia, mantiene viva la memoria de la muerte, pero también de la resurrección de Cristo". 

El "Proyecto Despierta"  de la Fundación Euk-Mamie ha grabado este vídeo para anima a colaborar con la Custodia Franciscana de la Tierra Santa "para sostener a nuestra Iglesia Madre, que necesita apoyo económico y espiritual, como también necesita la ayuda de nuestra presencia en esos Santos Lugares", señalan. 

El arzobispo Pierbattista Pizzaballa, de 53 años, ha pasado en Tierra Santa la práctica totalidad de su sacerdocio, casi treinta años. Llegó a las dos semanas de su ordenación y según su testimonio, no era su destino preferido. Él quería estudiar Sagrada Escritura en Roma, pero el provincial franciscano tenía otros planes, que hubo de aceptar por obediencia.

800 años de la peregrinación de san Francisco 

El año 2019 es especialmente significativo para la Custodia de Tierra Santa  porque hace exactamente 800 años san Francisco llegó como peregrino y testigo de la paz a Tierra Santa, permaneciendo hasta 1220, antes de regresar a Italia.

"Mientras se extendía la Quinta Cruzada y parecía que el único idioma posible era el de las armas, Francisco de Asís cruzó las líneas de la guerra y superó la lógica del choque de civilizaciones en curso, simplemente siguiendo la divina inspiración que le lleva a creer en la posibilidad del encuentro fraterno con todas las criaturas", explica Fr. Francesco Patton, ofm, custodio de Tierra Santa. 

Gracias a su encuentro con el sultán Malek el Kamel y a su prolongada estancia en Tierra Santa, más tarde pudo elaborar ese método de evangelización, basado en el testimonio de vida y el anuncio de la Palabra, que ha inspirado a lo largo de estos ocho siglos y todavía hoy guía la presencia franciscana en Oriente Medio, a través de la Custodia de Tierra Santa.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?