Mundo

Luis Miguel Muñoz, sacerdote de Toledo, nuncio apostólico en Sudán y Eritrea

Se trata de un nombramiento histórico porque es la primera vez que un sacerdote toledano desempeñará esta tarea eclesial

Muñoz Cárdaba y Papa.
photo_cameraMuñoz Cárdaba y Papa.
La Santa Sede ha anunciado hoy el nombramiento del sacerdote de la Archidiócesis de Toledo, monseñor Luis Miguel Muñoz Cárdaba como arzobispo titular de Nasai (Numidia) y Nuncio Apostólico en Sudán y Eritrea.

Tras una larga trayectoria al servicio de la Santa Sede en diversas Nunciaturas Apostólica, en la actualidad era Consejero de la Nunciatura Apostólica en Turquía.

Servicio Diplomático de la Santa Sede

Luis Miguel Muñoz Cárdaba nació en Vallelado, provincia de Segovia (España), el 25 de agosto de 1965. Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, fue alumno del Seminario Mayor de Toledo y del Instituto Superior de Estudios Teológicos de San Ildefonso de la misma ciudad.

Fue ordenado sacerdote el 28 de junio de 1992 por el Cardenal Arzobispo de Toledo Don Marcelo González Martín, incardinándose en la Archidiócesis de Toledo.

Enviado al Pontificio Colegio Español de Roma para completar su formación, obtuvo el Doctorado en Teología Dogmática en la Pontificia Universidad Gregoriana. Posteriormente, realizó la Licenciatura en Derecho Canónico en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz.

En 1994 fue llamado a colaborar en la Secretaría de Estado del Vaticano. En 1999 ingresó en la Pontificia Academia Eclesiástica y en 2001 entró a formar parte del Servicio Diplomático de la Santa Sede. Desde entonces ha desempeñado su misión en las Nunciaturas Apostólicas de Grecia, México, Bélgica, Italia, Australia, Francia y Turquía.

El 31 de marzo de 2020 el Santo Padre Francisco lo ha nombrado Arzobispo titular de Nasai y Nuncio Apostólico en Sudán y en Eritrea.

Palabras del arzobispo Cerro 

Tras conocerse el nombramiento, el arzobispo de Toledo, Mons. Francisco Cerro Chaves, lo ha comunicado a toda la Archidiócesis y ha agradecido al Papa Francisco, en nombre de toda la comunidad diocesana, “que haya escogido a un miembro de nuestro presbiterio para ese importante servicio eclesial, el de ser su representante ante las iglesias particulares de Sudán y Eritrea y ante las autoridades de dichos estados. Se trata de un nombramiento histórico porque es la primera vez que un sacerdote de Toledo desempeñará tan importante tarea eclesial. Os exhorto a vivirlo como un signo más de la histórica y profunda comunión que ha existido siempre entre esta Sede Primada de España y el Sucesor de San Pedro”.

Se puede acceder al texto íntegro de las palabras de Don Francisco Cerro pinchando aquí.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?