Mundo

El dilema de la iglesia irlandesa: Una ley quiere obligar a los sacerdotes a romper el secreto de confesión en casos de abuso sexual

El primer ministro irlandés, Enda Kenny, ha prometido introducir una ley que llevaría a prisión a los sacerdotes que mantengan el secreto de confesión en casos de abuso sexual. La comunidad católica internacional alerta de que esta legislación atenta contra el Derecho Canónico.

Los sacerdotes que escuchen el testimonio de un abusador mientras ejercen el sacramento se enfrentarán a cinco años de cárcel si no acuden a la policía. Por otro lado, si denuncian los hechos y violan el secreto de confesión, la Iglesia podría llegar a excomulgarles 'latae sententiae´.

El padre Paul Hayward cree que "ningún sacerdote que valore su sacerdocio rompería el secreto de confesión. Esto podría convertir en mártires a muchos sacerdotes irlandeses" Añade que esperarán a que las autoridades aclaren la propuesta.

El Gobierno ha considerado estas propuestas tan drásticas a raíz de los nueve delitos de abuso que cometieron diferentes sacerdotes de la diócesis de Cloyne. Los ex obispos Magee y O´Callaghan consintieron los delitos de sus compañeros y apoyaron a los que disentían de la posición oficial de la Iglesia sobre los abusos sexuales a menores. La sociedad católica irlandesa se enfrenta a esta ley cuando aún está asimilando los informes sobre los casos encubiertos de la diócesis de Cloyne.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?