Mundo

En Irlanda del Norte, por primera vez, los católicos superan a los protestantes

Algo impensable, según los analistas, máxime cuando el conflicto interreligioso de años atrás enfrentó a una minoría católica contra una mayoría protestante

La Catedral de Santa Ana en Belfast.
photo_camera La Catedral de Santa Ana en Belfast.

Según un censo de 2021, de una población total de 1,9 millonesel 45,7 % de los irlandeses del norte se identifican como católicos y el 43,5 % como protestantes.  el 9,3% no tenía religión. Un punto de inflexión histórico en este país diseñado como santuario de cultos reformados, según recoge Le Monde. 

Realizado en 2021 y publicado el jueves 22 de septiembre por la Agencia de Estadística e Investigación de Irlanda del Norte (Nisra), el censo decenal de población de Irlanda del Norte marca un punto de inflexión histórico. Por primera vez en la historia de esta nación del Reino Unido todavía traumatizada por un conflicto interreligioso que enfrentó a una minoría católica contra una mayoría protestante hasta finales de la década de 1990, los católicos superan en número a los protestantes.

En el momento de la partición del país 

En 2011, durante el censo anterior, el 45,1% de la población se decía católica pero aún así el 48,4% se declaraba protestante. Cuando se creó el Estado de Irlanda del Norte en 1921, lo que llevó a la partición de la isla de Irlanda, aproximadamente dos tercios de los irlandeses del norte eran de fe protestante (anglicanos, presbiterianos, etc.).

“Estos datos son extremadamente significativos. En el momento de la partición, Irlanda del Norte se formó a partir de seis condados irlandeses predominantemente protestantes. Fue diseñado como un estado protestante para un pueblo protestante”, recuerda Clare Rice, especialista en temas de Irlanda del Norte en la Universidad de Liverpool. En ese momento, los protestantes de la isla estaban preocupados por los movimientos republicanos, esencialmente católicos, que rechazaban la colonización británica de Irlanda. Al ayudar a crear un estado de Irlanda del Norte, querían protegerse de lo que llamaron peyorativamente “la ley de Roma” (la influencia de la religión católica).

Secularización acelerada

“Nadie imaginó en ese momento que la mayoría podría cambiar al lado católico. Estos últimos han sido durante mucho tiempo una minoría discriminada, por el acceso a la vivienda o al empleo público”, añade Clare Rice. En las décadas de 1960 y 1970, los católicos toleraban cada vez menos la discriminación y, en un contexto de crecientes movimientos por los derechos civiles y la autodeterminación, comenzaron los “Problemas”. Durarán treinta años. El Acuerdo de Viernes Santo de 1998 puso fin a la misma, pero la paz sigue siendo frágil, habiendo reavivado las tensiones identitarias entre católicos –más bien partidarios de la reunificación de la isla– y protestantes, generalmente “unionistas”, partidarios de permanecer en Reino Unido.

Los datos del censo sobre cuestiones de identidad también son motivo de preocupación para los unionistas: solo el 31,86% de los irlandeses del norte se consideran británicos primero.

Se esperaba este cambio histórico dada la secularización acelerada de la sociedad (como en otras partes del Reino Unido, las iglesias de Irlanda del Norte se están vaciando) y el relativo dinamismo demográfico de los católicos: las familias con tres o cuatro hijos todavía son comunes.

Sin embargo, alimentará las preocupaciones de una comunidad protestante, cuyas franjas extremas -los que votan por ejemplo por el TUV, un partido unionista reaccionario- comparten una mentalidad de sitiados y aún consideran el tratado del Viernes Santo como una abdicación frente a los nacionalistas católicos.

Cuestiones de identidad 

Los datos del censo sobre cuestiones de identidad también son motivo de preocupación para los sindicalistas: solo el 31,86% de los irlandeses del norte se consideran británicos primero, en comparación con el 40% hace diez años. Aquellos que se identifican primero como irlandeses ahora representan el 29,13% de la población (frente al 25% en 2011), y aquellos que se identifican primero como irlandeses del norte son el 19,78% (21% hace diez años).

Estos movimientos fundamentales explican en parte los resultados de las elecciones a la Asamblea de Irlanda del Norte (el parlamento regional) en mayo: por primera vez, el Sinn Fein, un partido nacionalista (católico), se impuso, por delante del DUP, el principal Partido unionista (protestante).

Gobierno con paridad religiosa obligatoria

Se trata de Michelle O'Neill, vicepresidenta del Sinn Fein, quien recuperó el título de Primera Ministra de Irlanda del Norte. Pero la función sigue siendo teórica: el DUP se niega a formar un gobierno que, según los acuerdos del Viernes Santo, debe estar compuesto a partes iguales por católicos y protestantes.

El partido está chantajeando, explicando que solo participará en el gobierno si se renegocia el Protocolo de Irlanda del Norte (la parte del tratado Brexit que establece una frontera aduanera entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido). Si no se forma gobierno antes del próximo 28 de octubre, habrá que organizar nuevas elecciones parlamentarias.

¿Los datos del censo hacen inevitable la reunificación de islas? Los expertos siguen siendo cautelosos: “Casi el 20% de los encuestados dicen que son norirlandeses, ni irlandeses ni británicos. Esto significa que ni los nacionalistas ni los unionistas tienen ahora una mayoría en esta provincia”, subraya Duncan Morrow, politólogo de la Universidad de Ulster en Belfast.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes