Mundo

Director custodia franciscana en Jerusalén: “Estamos al borde de la guerra civil”

El Patriarca latino de Jerusalén, Pierbattista Pizzaballa, anuncia una vigilia de oración en las iglesias de Tierra Santa el sábado 22 de mayo

P. Ibrahim Faltas.
photo_camera P. Ibrahim Faltas.

Tierra Santa se preparaba para abrir sus puertas a los peregrinos de todo el mundo el próximo 23 de mayo, pero este nuevo conflicto entre Israel y Hamas (organización palestina que se declara como yihadista, nacionalista e islamista) ha provocado que el mundo tenga miedo a peregrinar a Tierra Santa. 

El P. Ibrahim Faltas, director de la Custodia Franciscana en Jerusalén y director de las escuelas cristianas de Tierra Santa afirma: "Estamos al borde de una guerra civil", mientras asistimos "impotentes a una violencia de hombre contra hombre sin precedentes", que estalla "con toda la rabia en ambas partes, jóvenes israelíes y jóvenes árabes". 

"Tierra Santa arde! Detengan este infierno"

En un mensaje titulado “¡Tierra Santa arde! Detengan este infierno” y enviado a AsiaNews, el padre Faltas habla sobre la escalada de violencia entre Israel y Hamas que se ha extendido a toda la población y  afirma que el origen del problema es el "gran fracaso de las resoluciones que se aplicaron en 1967" y "la indiferencia de la comunidad internacional" para encontrar "una solución al conflicto entre Israel y Palestina" que en este momento se encuentra en una "encrucijada trágica".

“Para entender Oriente Medio y lo que está ocurriendo - advierte el P. Ibrahim - hay que conocer la historia local. En Israel, junto con los ciudadanos israelíes y los colonos, que pueden ser hebreos practicantes o laicos, viven los árabes israelíes del ‘48, que pueden ser cristianos o musulmanes, pero todos son ciudadanos israelíes con pasaporte israelí. En Cisjordania viven los palestinos, que pueden ser cristianos o musulmanes, y tienen un pasaporte palestino. En Jerusalén, además de los ciudadanos israelíes, viven palestinos que no tienen ningún pasaporte”. 

"La gente tiene miedo de salir de su casa"

Las tensiones han desembocado en una "guerra en las calles" con "palos y piedras". El sacerdote advierte el peligro que esto encierra: “Si bien tenemos información detallada sobre las estrategias de guerra entre Hamas e Israel, que ya se ha cobrado muchas víctimas, nadie se da cuenta del peligro que corre el país. La gente tiene miedo de salir de su casa porque teme ser víctima de la violencia, porque tanto si eres árabe como si eres judío, ¡corres el mismo riesgo de morir!”.

Por último el padre Faltas hace un llamamiento a todos los jefes de Estado y de gobierno para que pueda terminar el fuego entre Hamas e Israel  y se intervenga "rápidamente para restablecer el orden en las calles y en la población, que ya ha perdido la confianza por largos años de conflicto". La violencia -concluye- genera violencia, ¡todos debemos detenerla!". 

Pierbattista Pizzaballa: la guerra no es nueva 

Por su parte, el Patriarca Latino de Jerusalén Pierbattista Pizzaballa ha declarado a Asianews, que la guerra entre Israel y Hamas no es nueva, lamentablemente, y no llevará a ninguna conclusión, si no a otros escombros y muertes". 

La novedad está representada por las "tensiones internas y el malestar" en el propio Israel, que son la "señal de un profundo malestar" que se había estado gestando durante algún tiempo y que ahora está emergiendo a la superficie.  

"Hay un problema - explica Pizzaballa- de identidad dentro del estado judío, al que se une la cuestión de Jerusalén y el elemento religioso". El lenguaje y los discursos marcados por la "violencia" de algunos "partidos de derecha" representaron "la chispa que finalmente detonó la mecha" del conflicto, alimentado por una "mezcla ya explosiva".

Grupos yihadistas de la Franja

En el frente militar, continúa el enfrentamiento entre el ejército israelí y Hamas, apoyado por grupos yihadistas de la Franja. En casi 10 días en Gaza murieron 219 palestinos, incluidos 63 niños, 36 mujeres y 16 ancianos; el número de heridos ascendió a 1530.

Mientras tanto, ayer hubo un raro momento de unidad entre palestinos y árabes israelíes que se unieron a una huelga general para protestar contra las políticas discriminatorias y opresivas de Israel y contra los bombardeos en la Franja. 

El bloqueo involucró a los habitantes de Cisjordania, Gaza y árabes con ciudadanía israelí, algunos de los cuales se definen a sí mismos como "palestinos en Israel" y descendientes de quienes vivieron en los territorios antes de 1948. Analistas y expertos subrayan que este elemento representa la real novedad del último período, porque aglutina comunidades a menudo divididas entre sí por razones geográficas y políticas. 

Cuestión del pueblo palestino 

"La guerra en Gaza en estos días es como las otras guerras del pasado, y aún habrá otras en el futuro si no se abordan los problemas de raíz", advierte el Patriarca Pizzaballa. “Entre ellos - continúa - está la cuestión del pueblo palestino” que debe ir acompañada de un “diálogo respetuoso entre las partes” que hasta ahora ha fracasadoAdemás, los gobiernos que se han alternado en los últimos años al frente del Estado de Israel "no han aportado nada" en la perspectiva de la paz, el diálogo y la distensión entre las partes. Por el contrario, el primer ministro interino Benjamin Netanyahu parece salir fortalecido de la crisis militar, ya que una nueva coalición parlamentaria parecía estar a punto de destituirlo". 

El Patriarca de Jerusalén anuncia una vigilia de oración que se celebrará en las iglesias de Tierra Santa el sábado 22 de mayo, para que cese el ruido de las armas y resuene el sonido de la paz y el diálogo. 

"Los cristianos -explica- tienen la tarea de reconstruir el diálogo y fomentar el encuentro en nuestras instituciones". Y el patriarca lanza una advertencia final a los gobiernos de Occidente y la diplomacia internacional: “Necesitamos hablar con respeto y claridad, pero ya no es el momento de declaraciones genéricas. Ahora necesitamos parresía, necesitamos un lenguaje franco y franco, es un momento de responsabilidad para reconstruir nuestra casa común. Necesitamos - concluye - paz y justicia. También agrego otra palabra fundamental, perdón. Pero para esto todavía llevará tiempo”. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?