Mundo

Decenas de miles de personas siguieron en directo en YouTube la consagración en Fátima de España y Portugal

Los canales del Santuario de Fátima, Radio Maria y Tekton aumentaron su audiencia con la retransmisión del acto por las víctimas del coronavirus

El cardenal Antonio Marto realiza la consagración ante la Virgen de Fátima en Portugal.
photo_cameraEl cardenal Antonio Marto realiza la consagración ante la Virgen de Fátima en Portugal.

A las 19.30 de ayer miércoles se produjo un hecho histórico y trascendente, al menos para la Iglesia Católica, en un momento en que la desolación arrasa a nuestro país con casi 3.500 personas fallecidas a consecuencia del coronavirus.

Tal y como había anunciado el cardenal Juan José Omella, los obispos españoles así cómo decenas de miles de católicos se unieron en directo y por los distintos medios de comunicación, a la renovación de la consagración de Portugal y España y otros 22 países al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María, para pedir por los enfermos y el fin de la pandemia del coronavirus COVID-19. 

El cardenal Antonio Marto, obispo de Leiria-Fátima fue quien celebró la ceremonia en el Santuario de la Virgen de Fátima de Portugal. 

Veintidós países consagrados 

Los otros 22 países que fueron consagrados son: Albania, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Cuba, Eslovaquia, Guatemala, Hungría, India, México, Moldavia, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Polonia, Kenia, República Dominicana, Rumania, Tanzania, Timor Oriental y Zimbabue.

La ceremonia de Consagración estuvo precedida por el rezo del Santo Rosario junto a la imagen de la Virgen María habitualmente venerada en la Capilla de las Apariciones.

Se da la circunstancia de que hace exactamente 36 años y ante la misma imagen de Fátima, el Papa san Juan Pablo II consagró solemnemente el mundo entero al Inmaculado Corazón de María.

Retransmisión en director en distintos canales YouTube

La ceremonia fue retransmitida en directo en España por TRECE Y Cope, pero experimentó un seguimiento inusitado en distintos canales de YouTube que siguieron en directo la consagración. 

Así, el canal del Santuario de Fátima, con más de 80.000 suscriptores, consiguió un audiencia en directo de más de 48.000 espectadores. El canal de Radio María, con 11.600 suscriptores, alcanzó a casi 3.500 telespectadores en directo. Radio María se colocó en el mejor canal posicionado de todos los directos en España en ese momento, alcanzando el puesto cuarto durante la retransmisión de la celebración. 

Canal católico Teknon 

Sin embargo, el canal español que consiguió también un audiencia muy elevada fue el canal católico Teknon que, con 637.000 suscriptores, consiguió una medía en directo de 13.500 personas.

En declaraciones a Religión Confidencial, su director Marcos Vera, ha afirmado que la suscripción al canal en estos momentos de confinamiento ha aumentado en caso 80.000 suscriptores, es decir, un 35%. 

"Nuestros vídeos formativos tienen tirón, pero en este tiempo, el rosario en directo que lo siguen unas 3.000 personas, o la Santa Misa de las 22 horas (una hora inusual y única) celebrada por el cura tuitero de la diócesis de Getafe, Patxi Bronchalo, son dos espacios que están consiguiendo mucha audiencia", explica a RC Marcos Vera. 

Sin ir más lejos, el directo que emitieron durante la procesión de San José para detener esta crisis, la siguieron en directo más de 15.000 personas y en estos momentos ha superado las 176.000 visualizaciones. 

Texto de la Consagración de España y Portugal 

El texto de la Consagración de España y Portugal a la Virgen de Fátima para acabar con la pandemia que leyó el cardenal Antonio Marto es el siguiente: 

Consagración de la Iglesia en Portugal y España al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María

Corazón de Jesucristo, médico de las almas,

Hijo amado y rostro de la misericordia del Padre,

la Iglesia que peregrina sobre la tierra en Portugal y España -naciones que son Tuyas-

mira para Tu costado abierto, que es su fuente de salvación, y

Te suplica:

en esta singular hora de sufrimiento,

asiste a Tu Iglesia,

inspira a los gobernantes de las naciones,

escucha a los pobres y a los afligidos,

enaltece a los humildes y a los oprimidos,

sana a los enfermos y a los pecadores,

levanta a los abatidos y a los desanimados,

libera a los cautivos y prisioneros

y líbranos de la pandemia que nos afecta.

Corazón de Jesucristo, médico de las almas,

elevado en lo alto de la Cruz y palpado por los dedos del discípulo en la intimidad del cenáculo,

la Iglesia que peregrina sobre la tierra en Portugal y España -naciones que son Tuyas-

Te contempla como imagen del abrazo del Padre a la humanidad,

ese abrazo que, en el Espíritu del Amor, queremos darnos unos a otros

según Tu mandato en el lavatorio de los pies, y

te suplica:

en esta singular hora de sufrimiento,

ampara a los niños, a los ancianos y a los más vulnerables,

conforta a los médicos, a los enfermeros, a los profesionales de la salud y a los voluntarios cuidadores,

fortalece a las familias y refuérzanos en la ciudadanía y en la solidaridad,

sé la luz de los moribundos,

acoge en Tu reino a los difuntos,

aleja de nosotros todo mal

y líbranos de la pandemia que nos afecta.

Corazón de Jesucristo, médico de las almas e Hijo de Santa María Virgen,

por medio del Corazón de Tu Madre,

a quien se entrega la Iglesia que peregrina sobre la tierra

en Portugal y España -naciones que desde hace siglos son Suyas-

y en tanto otros países,

acepta la consagración de Tu Iglesia.

Al consagrarse a Tu Sagrado Corazón,

la Iglesia se entrega a la protección del Corazón Inmaculado de María,

configurado por la luz de Tu pascua y aquí revelado a tres niños

como refugio y camino que conduce a Tu Corazón.

Sea Santa María Virgen, Nuestra Señora del Rosario de Fátima,

la Salud de los Enfermos y el Refugio de tus discípulos nacidos junto a la Cruz de Tu amor.

Sea el Inmaculado Corazón de María, a quien nos entregamos, quien diga con nosotros:

en esta singular hora de sufrimiento,

acoge a los que perecen,

da aliento a los que a Ti se consagran

y renueva el universo y la humanidad.

Amén

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes