Mundo

Consagración de América Latina a Nuestra Señora de Guadalupe por el fin de la pandemia

El Domingo de Resurrección, sonarán las campanas de todas las iglesias del continente que marcarán el comienzo del Rosario misionero

Basílica Nuestra Señora de Guadalupe.
photo_cameraBasílica Nuestra Señora de Guadalupe.

La Presidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), junto con los Obispos de México, celebrará el Domingo de Pascua, 12 de abril, a las 12 del mediodía (hora de México), el Acto de consagración de América Latina y el Caribe a Nuestra Señora de Guadalupe, “para pedirle la salud y el fin de la pandemia".

Como escribe el presidente del CELAM, Mons. Miguel Cabrejos Vidarte, arzobispo de Trujillo, anunciando la iniciativa, "el momento presente nos exige, como pastores, ver y escuchar las aflicciones de nuestros pueblos, para infundir esperanza dirigiendo nuestra mirada hacia Nuestra Madre del Cielo", informa la Agencia Fides. 

Sonarán campanas de todas las iglesias 

Por lo tanto, invita a todos los países del continente a unirse, a través de los medios de comunicación, a la celebración que se realizará en la Basílica Nacional de México.

Al mediodía del 12 de abril, sonarán las campanas de todas las iglesias de América Latina y el Caribe, que marcarán el comienzo de la recitación del Rosario misionero, ofrecido por la salud de los pueblos de los cinco continentes, seguido de la Misa de Pascua de resurrección que concluirá con el acto de consagración a Nuestra Señora de Guadalupe. 

Carta del presidente del Consejo Episcopal 

En una carta dirigida a toda América Latina y el Caribe, Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, Presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, reflexiona sobre cuál es el sentido de la fe, la esperanza y la misericordia frente a esta crisis mundial provocada por la pandemia Covid-19, que ha generado mucho dolor en todo el mundo, informa Vatican News. 

En el documento, Monseñor Cabrejos expresa que la esperanza en medio de esta crisis global puede ser superada si todos trabajamos juntos de manera responsable:

"En medio de las experiencias de inseguridad y angustia, de miedo a la soledad, este tiempo puede ser también un momento de gracia para permitir que Dios toque y sane nuestras heridas, para transformarnos y renovarnos interiormente, para que podamos vivir con los ojos, los oídos y los corazones abiertos a Dios, a nuestros hermanos y a la Madre Naturaleza".

Situación excepcional 

"En estas circunstancias", escribe Monseñor Cabrejos, "el verdadero amor al prójimo y al cuidado de las personas más vulnerables se manifiesta en el respeto de las medidas vinculadas al aislamiento físico y social, pero que estas restricciones no nos llevan a erigir muros y barreras en nuestros corazones.

Al mismo tiempo, el presidente del CELAM nos pide que prolonguemos "el amor generoso, compasivo y misericordioso que Dios nos tiene, especialmente a nuestros hermanos y hermanas que viven en condiciones de gran precariedad por no tener suficientes ingresos económicos para sus necesidades básicas".

"La pandemia del Covid-19 nos afecta a todos", añadió, "es una situación absolutamente excepcional y sin precedentes, que trastorna nuestra vida y genera un gran dolor por tanto sufrimiento humano que nos hace reflexionar, cuestionar y empujar a discernir: ¿Cuál es el mensaje de Dios al corazón humano sobre lo que está sucediendo?". 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?