Mundo

El cardenal Woelki advierte sobre una iglesia nacional alemana

"El mundo entero está mirando actualmente a la Iglesia en Alemania y a este camino sinodal", alerta el arzobispo de Colonia

Cardenal Rainer Maria Woelki.
photo_cameraCardenal Rainer Maria Woelki.

El cardenal alemán Rainer Maria Woelki de Colonia hace balance de las reuniones del Camino Sinodal de la Iglesia Católica en Alemania, en la que traza las "líneas rojas" y qué reformas espera. 

El cardenal criticó la primera asamblea general del Camino sinodal pero ahora habla positivamente sobre las reuniones regionales, aunque advierte de posibles divisiones y señala la falta de nivel teológico de algunos trabajos, según publica la web de la Iglesia católica alemana. 

No ser ignorantes teológicamente 

Para Woelki, "será bueno incorporar con más fuerza la experiencia teológica de los teólogos que están llamados a ser miembros del Camino sinodal. Pero quizás también haya teólogos de fuera que estén dispuestos a trabajar aquí. Creo que el obispo Vorderholzer tenía razón con su objeción y luego puso su dedo en una herida que es importante notar". 

En este sentido, explica que "no puede ser que una teología bíblica unilateral que no fue votada se convierta en la base de una discusión adicional. Quiero decir, el mundo entero está mirando actualmente a la Iglesia en Alemania y a este Camino sinodal, por lo que simplemente no podemos permitirnos avergonzarnos teológicamente por ser ignorantes". 

Fuera de la Iglesia universal 

Para el cardenal alemán, el peor resultado sería si el Camino sinodal "conduce a la escisión y, por lo tanto, fuera de la comunión con la Iglesia universal, si surgiera una iglesia nacional alemana. El mejor resultado sería si tuviéramos éxito en iniciar una reforma real, que es definitivamente necesaria en la Iglesia". 

Para el arzobispo de Colonia, la reforma debería corregir todas las apariencias y realidades que se "han alejado de la esencia de la iglesia, sobre todo a percibir que la iglesia no es una estructura puramente sociológica, sino que es obra de Dios, que es el cuerpo de Cristo, y que la Iglesia nunca se puede ver sin Cristo. Cristo y la Iglesia son inseparables. Y cuando se trata de reformar la iglesia, solo puede tratarse de un nuevo descubrimiento, un acercamiento más fuerte con Cristo y su Evangelio". 

Ordenación de mujeres 

Woelki cree que en esta etapa del camino sinodal, ha sido valioso debatir en grupos más pequeños porque así ha sido posible "escucharnos mejor y apreciar mejor el argumento del otro. Esta ha sido una  diferencia agradable con respecto a la primera asamblea sinodal", dice en la entrevista.

Entre las líneas rojas que expone señala la cuestión de la ordenación de mujeres,  porque este tema fue "decidido definitivamente con la máxima autoridad docente por el Papa Juan Pablo II Benedicto XVI. y el Papa Francisco lo ha enfatizado repetidamente y también ha dicho que la cuestión ha sido decidida por el magisterio". 

"No entiendo el objetivo de esta discusión. ¿Es una discusión por el bien de la discusión, o se debe celebrar para abrir un camino que nos ayude a comprender más profundamente la fe de la Iglesia en este punto? Puedo aprobar eso, pero no se puede tratar como si la pregunta estuviera abierta. Por eso, la discusión tiene lugar fuera de la enseñanza de la Iglesia", expresa el obispo alemán. 

Para Woelki, "dado que solo hay un sacramento de consagración en la Iglesia, que se desarrolla en tres etapas de consagración, en mi opinión esto también se aplica a la consagración de diáconosPor supuesto, todos los demás servicios y puestos están abiertos tanto a hombres como a mujeres. Traté de implementar esto en Berlín y también aquí en Colonia y repetidamente he ocupado puestos importantes y decisivos con mujeres", explica. 

Grupo reformista María 2.0

En este sentido, el cardenal alemán hace referencia a la carta abierta a principios de septiembre del grupo reformista "María 2.0" que atacó a la Congregación para el Clero del VaticanoEl cardenal Woelki critica la carta: "Me conmovió el tono, no es un tono que nos une, sino que nos divide".

 Respecto a la salida del obispo auxiliar Schwaderlapp del foro sobre sexualidad, Woelki cree que fue consistente porque en el foro se estaba debatiendo renunciar al vínculo entre la transmisión de la vida y la unión amorosa de dos personas, a saber, del hombre y la mujer, como se establece en Humanae vitae, en Familiaris consortio y en otros documentos doctrinales, por ejemplo el Catecismo de la Iglesia Católica "Al final, todas las expresiones de la sexualidad humana reciben el mismo estatus. Tampoco hay ninguna referencia a esto en Amoris laetitia. En definitiva, decir lo contrario es una ruptura con la enseñanza de la Iglesia". 

Pautas claras del Papa 

En la entrevista, se pregunta al cardenal: ¿cómo explica que actualmente no existen pautas claras del Papa sobre el Camino sinodal? Woelki responde que "el Papa sí tiene pautas claras" y la instrucción de Francisco sobre la conversión pastoral de la parroquia

"Todo esto lo practica en las asambleas sinodales que preside. Luego dice que además de la sinodalidad desde abajo, también se debe agregar la sinodalidad desde arriba. Esa es claramente, entonces, la tarea de los obispos estar con el pueblo, escuchar, pero también aceptar su responsabilidad y tomar decisiones. Eso solo se puede hacer en unidad con el Papa, en unidad con la Iglesia universal. En este sentido, creo que el Papa está intentando abrirnos un camino muy espiritual, que a veces nos resulta difícil porque hasta ahora no estábamos familiarizados con ese camino", expresa. 

Respecto a la crisis del Covid considera que la pandemia es un desafío para repensar las condiciones existenciales y responderlas en base a nuestras creencias porque "hay toda una generación que casi nunca se ha enfrentado a la muerte".

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?