Mundo

Cardenal iraquí reacciona ante la "venganza" de Estados Unidos tras la muerte Soleimani

El patriarca católico caldeo Louis Sako invita a cristianos y musulmanes a orar para que los líderes consideren las consecuencias de sus decisiones

Manifestantes protestan contra la muerte de Qassem Soleimani.
photo_cameraManifestantes protestan contra la muerte de Qassem Soleimani.

El patriarca católico caldeo Louis Sako, en respuesta al ataque con drones de Estados Unidos en Bagdad, que mató al máximo general de Irán Qassem Soleimani, ha apelado a la "sabiduría" para evitar la "erupción volcánica que estamos a punto de enfrentar".

Durante la misa de Epifanía celebrada ayer en la catedral de San José de Bagdad, afirmó que la crisis actual es el resultado de la "escalada perturbadora, así como de las decisiones emocionales e impulsivas tomadas, que carecían de sabiduría y sentido de responsabilidad".

El cardenal dirigió sus palabras a los líderes mundiales para evitar una mayor escalada de violencia, porque, dijo, "las personas inocentes serán el combustible del fuego", señala Ángelus News. 

También invitó a cristianos y musulmanes a orar por quienes toman las decisiones para que actúen sabiamente y consideren las consecuencias de sus estrategias.

En estado de shock 

Dos días antes, el cardenal dijo que "los iraquíes están en estado de shock" tras el asesinato del mayor general iraní Soleimani y otras seis personas. 

"Es una desgracia que nuestro país se convierta en una arena para ajustar cuentas, en lugar de ser una patria soberana, capaz de proteger su tierra, riqueza y ciudadanos", dijo el cardenal Sako.

"Ante esta situación delicada y peligrosa, hacemos un llamamiento a todas las partes involucradas para que actúen con moderación, muestren sabiduría y actúen racionalmente y se sienten en la mesa de diálogo y comprensión para evitar al país consecuencias inimaginables", ha señalado Sako.

Venganza de Estados Unidos 

Por su parte, el arzobispo católico caldeo Yousif Thomas Mirkis de Kirkuk (Iraq) ha señalado que el momento de esta venganza de Estados Unidos crea en nosotros una gran ansiedad sobre lo que sucederá". 

Mirkis advirtió que el asesinato de Soleimani podría provocar nuevas divisiones sectarias en Irak entre musulmanes sunitas y chiítas.

Muchas de las manifestaciones recientes que sacudieron la capital, Bagdad y el sur de Irak fueron contra la creciente influencia de Irán y la Fuerza al-Quds de Soleimani dentro de Irak. Soleimani fue ampliamente visto como la segunda figura más poderosa en Irán, detrás del ayatolá Ali Khamenei, el líder supremo de Irán. Se cree que Soleimani fue responsable de cientos de muertes de miembros del servicio estadounidense en Irak. También fue el principal estratega de Irán en el conflicto sirio.

Así mismo, el arzobispo Leo Boccardi, nuncio apostólico en Irán, dijo a la agencia de noticias italiana ANSA que las primeras reacciones en Teherán fueron de "incredulidad, dolor e ira. Creo que las tensiones han alcanzado un nivel nunca antes visto, y esto es preocupante y complica aún más la situación en la región", dijo.

Figura mucho más poderosa 

Los analistas dicen que Soleimani era una "figura mucho más poderosa" que el ex jefe de al-Qaida Osama bin Laden o Abu Bakr Baghdadi, el líder ahora fallecido del llamado Estado Islámico.

El asesinato de Soleimani fue provocado por una serie de ataques cada vez mayores entre las fuerzas respaldadas por Estados Unidos e Irán. Comenzó con el lanzamiento de 31 cohetes de la milicia chií iraquí respaldada por Irán Kataeb Hezbollah contra una base en la provincia de Kirkuk el 27 de diciembre. El ataque mató a un contratista estadounidense e hirió a varios militares estadounidenses e iraquíes. En respuesta, Estados Unidos bombardeó cinco de los sitios de la milicia en Irak y Siria. Los partidarios de la milicia tomaron represalias incendiando el muro y atacando la embajada de los Estados Unidos en Bagdad.

Por último, el Consejo Mundial de Iglesias ha hecho un llamamiento a todas las partes para "ejercer la máxima moderación, abstenerse de una mayor escalada y dar prioridad al bienestar de todas las personas de la región, y su derecho a la paz y la estabilidad después de tantos años de violencia y derramamiento de sangre". 

"El general Soleimani no ha sido una víctima inocente de la guerra, ya que fue el diseñador y promotor de la violencia armada en muchas partes del país, pero este ataque y las reacciones anticipadas amenazan un conflicto aún más amplio y desastroso en la región", ha señalado el Rev. Olav Fykse Tveit, secretario general del CMI. "A pesar de lo desestabilizadoras que han sido las actividades del general Soleimani, las consecuencias para la gente de la región de un conflicto más intenso son incalculables".

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?