Mundo

El Papa Francisco anima a los sacerdotes a “ser callejeros de la fe” y no quedarse “enclaustrados” en la parroquia

El Papa Francisco ha exhortado a los obispos, sacerdotes, religiosos y seminaristas de todo el mundo presentes en la Misa celebrada en la Catedral Metropolitana de Río de Janeiro, a ser "misioneros en nuestra casa, en el ambiente de estudio o de trabajo, la familia y los amigos". La misa se ha desarrollado con normalidad, en un ambiente de oración y meditación.

El Santo Padre ha dicho que no hace falta ser misionero en tierras lejanas sino que hay que buscar a los pobres "y acercarnos a ellos como nos acercamos al altar: con alegría". Ha pedido a los consagrados y a él mismo salir a la periferia "a buscar a los que están lejos" y ha aclarado que "tenemos que ser callejeros de la fe, no podemos quedarnos enclaustrados en nuestra parroquia".

En esa misma idea de misioneros ha dicho que "estamos aquí para alabar al Señor, y lo hacemos reafirmando nuestra voluntad de ser instrumentos suyos" para "que los jóvenes encuentren a Cristo y sean constructores de un mundo mejor". Ha recalcado que para conseguir eso "no podemos ser desmemoriados" de la llamada a la vocación consagrada que nos ha otorgado Jesús.

Continuando con la idea de ser misioneros, el Papa Francisco ha señalado que a la hora de ser pastores de la Iglesia y difusores del Evangelio tenemos que tener "paciencia" y escuchar "en el confesionario, en la dirección espiritual", ha pedido a los sacerdotes "perder el tiempo" con la gente y ayudar a los jóvenes a redescubrir el valor y la alegría de la fe.

Por último, el Papa Francisco ha querido llamar la atención sobre las relaciones humanas que hoy en día "se guían por la eficiencia y el pragmatismo". Ha pedido "ir a contracorriente" de esa cultura porque "la solidaridad y la fraternidad harán de nuestra civilización" una civilización "verdaderamente humana".

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes