Mundo

El Papa Francisco interroga a los peregrinos de la JMJ: ¿Quieren construir la Iglesia? ¿Se animan?

El momento álgido de toda JMJ, la Vigilia con los peregrinos, ha tenido como protagonistas los testimonios de los jóvenes, la catequesis del Santo Padre y a la Adoración Eucarística. En distintos momentos del acto, decenas de voluntarios han construido una iglesia en el escenario como símbolo de que ellos, de que todos los jóvenes, son el futuro de la Iglesia.

El acto de la Vigilia comenzó con el testimonio de algunos jóvenes en referencia a la Providencia Divina. Un ex drogadicto, un misionero, un joven en silla de ruedas y una peregrina compartieron con el resto de asistentes sus experiencias. La más llamativa, la del joven impedido que pidió a todos ponerse de rodillas mientras les decía: "Esta silla es mi Cruz, la misma que lleváis colgada del cuello".

Tras los testimonios, el Papa Francisco impartió una catequesis cercana, alegre y exigente a todos los presentes. Como guía utilizó la parábola del sembrador interrogando a los peregrinos en todo momento diciéndoles "Cuando aceptamos la palabra de Dios somos el campo donde germina la semilla. ¿Qué clase de campo sois?". El Santo Padre ha pedido tener fe porque "hemos escuchado los testimonios y vemos como la semilla cae en buen campo y germina".

El Papa Francisco ha hablado en términos deportivos diciéndoles a los jóvenes que "el campo es lugar de siembra y entrenamiento y Jesús nos pide ser sus discípulos, que juguemos en su equipo". También, en referencia al Mundial de Fútbol que se celebrará en Brasil, ha dicho que "Jesús nos ofrece algo más grande que la Copa del Mundo". Además, ha señalado que el cristiano no debe tener una actitud defensiva sino que tiene que "tirar la pelota para adelante".

"La oración, los sacramentos y la ayuda a los demás son los entrenamientos del campo del Señor". Con estas palabras ha recordado a los jóvenes qué cosas son importantes y necesarias para ser protagonistas del cambio y construir una Iglesia más hermosa. El Papa Francisco también interrogó a los jóvenes preguntándoles "Quieren construir la Iglesia? ¿Se animan?", para luego "robarle" las palabras a la Madre Teresa: "empecemos a construir por vos y por mí".

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?