Mundo

Las ocho ‘historias’ que compartieron mesa con el Papa

Francisco almorzó con familias desfavorecidas en Belén y no con las autoridades

Matrimonios separados por un muro, un menor que ha dejado la droga, una cristiana que vive su fe en Gaza, la madre de un preso…

El papa Francisco saludando a niños
photo_camera El papa Francisco saludando a niños

El Papa Francisco decidió almorzar en Belén con familias que sufren, en lugar de hacerlo con autoridades políticas o religiosas. Los comensales aprovecharo para transmitir al Pontífice los problemas que les causa la ocupación israelí de Palestina.

 


Matrimonios separados por un muro, un menor que ha dejado la droga, cristiana que vive su fe en Gaza, la madre de un preso… estas son algunas de las personas con las que el papa quiso compartir el  almuerzo durante la jornada del domingo en Palestina .

Varias familias palestinas cristianas tuvieron este domingo el privilegio de compartir un almuerzo con el papa Francisco en la ciudad palestina de Belén. En total 24 personas se reunieron en el restaurante del albergue franciscano Casa Nova, junto a la Basílica de la Natividad, para transmitirle al pontífice los problemas que les causa la ocupación israelí de Palestina.

Exiliados

En la mesa se sentaron familias exiliadas, como es el caso de George Sbeit y su esposa Shadia, con sus hijos Nicole (15) y Cesar (13). Vivian en Ikrit , un pueblo cristiano que fue enteramente evacuado por el ejército israelí en 1948, y cuyos habitantes aun no han podido regresar.

Otra historia de desarraigo y exilio es la de Layla Shatara, viuda. Es natural de Belén , y tiene un hijo exiliado en Gaza desde que se dio el asedio de la Basílica de la Natividaden el año 2002 .

Separados por el muro

Francisco también quiso compartir mesa con Elias Abu Mohor, su esposa Julieta, y sus dos hijas: Isabel y Elizabeth, de tres años. Son de Cremisan , Beit Jala. Ahora, corren el riesgo de perder sus tierras, situadas más allá del ‘muro de separación’, si este último se completa según lo previsto por el ejército israelí.

Caso particular es el de Joseph Hazboun y Rima, su hijo Yazan y su hija Laian. La esposa está cerca de Jerusalén, y el marido en Belén . Representan uno de los muchos casos de familias que no pueden reunirse a causa del muro.

Ex drogodependiente

Zakaria Zakakaria es de Belén. Ahora es mayor de edad y ha conseguido ser rehabilitado de su drogodependencia, la cual le ha dejado como herencia una existencia con graves problemas de salud.

Hijo preso en Israel

Shawki Halaby y su esposa Abla tienen dos hijos: Fadi (30) y Tamer (27). Son de Jerusalén. El tercero de sus hijos cumple condena de cadena perpetua en una prisión israelí .

Una cristiana de Gaza y un indocumentado

Por último, también resulta llamativo el caso de Rania Michel Miza, de 37 años de edad, y Mike Abed Rabbo, de 23. Dos vivencias muy diferentes; ella pertenece a la comunidad cristiana de Gaza, él es un joven de Beit Jala, que no tiene documentación alguna.

 


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?