Mundo

Rumbo a Cracovia. El Papa Francisco anuncia que la próxima JMJ se celebrará en la tierra de Juan Pablo II en 2016

Será una cita marcada por la presencia de Juan Pablo II, creador de las Jornadas Mundiales de la Juventud y que será canonizado en los próximos meses. La celebración en Europa Central, en la católica Polonia, alimentada por la imagen del Papa Juan Pablo II, será un importante espaldarazo a la muy comprometida juventud católica en el Viejo Continente.

Cracovia ha sido la sede elegida. Era uno de los nombres que más posibilidades tenía y se terminaron de confirmar cuando, al arrancar la celebración de la Santa Misa de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud, un nutrido grupo de polacos ocupaba las primeras filas. El lugar no puede estar más cargado de significados.

La pequeña localidad de Wadowize, en Cracovia, vio nacer en 1920 al que después sería Papa Juan Pablo II y en solo unos meses se convertirá en San Juan Pablo II. A esta bella localidad polaca estuvo vinculado Karol Wojtyla durante buena parte de su juventud. Trabajo denostadamente en pos de los derechos humanos en una Polonia donde el comunismo había acabado con la mayoría de las libertades públicas. Participó de manera activa en el Sindicato Solidaridad de Lech Walesa que, años después, propició la caída del régimen comunista.

El joven sacerdote Karol Wojtyla, actor en sus ratos libres, caminante impertérrito por los parajes de Cracovia, atendía a la par la labor pastoral en las parroquias obreras y la vida académica en la Facultad de Teología de Cracovia y en la Universidad Católica de Lublin. Ya en 1968 es nombrado obispo auxilar. Y en 1964, arzobispo de su Cracovia natal. Después de participar en el Concilio Vaticano II con importantes intervenciones, en 1967 Pablo VI lo crea cardenal. Es en 1978 cuando la Iglesia lo elige como Papa, tarea que desempeñó hasta el día de su muerte, en 2006.

Cuando en pocas semanas se conocerá la fecha exacta de su canonización, el anuncio, por parte del Papa Francisco, de que la próxima Jornada Mundial de la Juventud se va a celebrar en Cracovia, se convierte en una noticia de enorme calado. La Iglesia se ha dado un año más para preparar esta cita que tendrá lugar en algún momento del verano de 2016.

Si las Jornadas de Colonia y Madrid supusieron la constatación del compromiso de los jóvenes católicos europeos, la de Cracovia será, sin duda, multitudinaria porque al empuje de la Jornada en sí se le unirá el recuerdo de un Papa Santo. Además de ser una ocasión para constatar el fortalecimiento de la Iglesia en el Viejo Continente, supone una importante ocasión para mirar a los vecinos de las antiguas repúblicas soviéticas que, como el caso de Rusia, aún no acpetan plenamente a la Iglesia católica.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable