Mundo

Artesanos mexicanos elaboran un sombrero de charro para regalárselo a Benedicto XVI durante su visita

Artesanos de San Francisco del Rincón, en el central estado mexicano de Guanajuato, elaboran un tradicional sombrero de charro que el arzobispo de León, Martín Rábago, entregará como regalo al papa Benedicto XVI durante su visita a México del 23 al 26 de marzo.

La pieza es de fieltro beige con rosas y la insignia del Vaticano bordadas a mano con hilo dorado. "Es un trabajo artesanal ", contó a Efe María de la Luz Yépez Torres, propietaria de la sombrerería "Salazar Yépez", el taller familiar más grande de la ciudad, conocida como la "capital mundial del sombrero".

Este no es el primer sombrero charro que este taller borda para alguien importante; hace ocho años hizo uno para el papa Juan Pablo II. Pese a su experiencia previa, la emoción que les provoca hacer un trabajo tan especial le roba las palabras. "Me da mucho gusto, no se ni qué decir", confiesan.

En el taller familiar están acostumbrados a fabricar unos 24 mil sombreros al año. Pero hechos totalmente a mano, como el que elaboran para el Papa, sólo producen tres o cuatro.

El sombrero que regalarán al pontífice tiene una base de palma, a la que se le puso un forro de terciopelo, a diferencia del resto, que están hechos con cartón y fieltro. La pieza cuesta unos cuatro mil pesos (313 dólares) en el mercado, pero que llegue a manos de Benedicto XVI no tiene precio, al menos para los fabricantes de sombreros de San Francisco del Rincón.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?