Iglesia-Estado

Un 63% de los ciudadanos firmaron a favor de la permanencia

Las protestas ciudadanas logran que no se retire la cruz del parque Ribalta de Castellón

El ayuntamiento ha dado marcha atrás en su decisión de retirarla alegando que “no hay partida presupuestaria”

Cruz del  parque Ribalta.
photo_cameraCruz del parque Ribalta.

Tal como publicó Religión Confidencial el pasado 21 de septiembre, la decisión del ayuntamiento de Castellón – gobernado por el tripartito de socialistas, Compromís y la marca local de Podemos – suscitó una contestación muy significativa en los vecinos de Castellón.

La cruz del parque Ribalta no se quitará en esta legislatura”, ha afirmado el portavoz socialista en el consistorio, Rafael Simó – la alcaldesa es Amparo Marco, socialista -, y desde el ayuntamiento se ha alegado como causa que “es necesaria una partida presupuestaria”.

Según ha sabido RC, en esta “marcha atrás” del ayuntamiento ha pesado en realidad el rechazo ciudadano que se ha comprobado en estos días, tanto en las redes sociales como a través de una encuesta de esta semana del diario “Mediterráneo”, en la que un 63% se muestra contrario a retirar la emblemática cruz  - de considerables dimensiones - en el principal parque de la ciudad.

Numerosos ciudadanos han expresado que “hay problemas más importantes y urgentes en los que debe poner  sus esfuerzos el ayuntamiento”, y que “no es un monumento franquista, por lo que no se puede invocar la ley de Memoria Histórica, y la iniciativa del equipo de Gobierno sólo tiene una motivación anticristiana, porque está dedicado a todas las víctimas de la Guerra Civil, con el lema Las Víctimas de la Violencia”.

Otras fuentes del ayuntamiento invocan que “se ha malinterpretado la decisión del ayuntamiento”, pero fuentes de la Plataforma para la Defensa de la Cruz del Ribalta afirman con seguridad que “las 17.000 firmas que presentamos en mayo contra esos planes del ayuntamiento no podían ignorarse”.

Por su parte, Xavi del Señor, portavoz en el consistorio de Castelló en Moviment – la marca local de Podemos, que apoya a socialistas y Compromís sin formar parte del equipo de Gobierno - acusa al equipo de Gobierno de “falta de definición, ya que la cruz representa un período oscuro del pasado y el único sitio donde debería reubicarse es un Museo de los Horrores”.

Para otras fuentes consultadas por este Confidencial,  “la hipótesis de que la alcaldesa incurriera en un delito de prevaricación también ha tenido un peso de entidad en este giro”.

A través de las redes sociales, diversos ciudadanos se muestran contrarios a que se retire la cruz y apelan a que “si se quitara, que lo hagan los concejales que quieran retirarla, pues es una obra considerable, y hay otros gastos urgentes en la ciudad”.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?