Iglesia-Estado

El prior del Valle de los Caídos se atiene a la indicación de la Santa Sede sobre Franco

Tras la reunión entre Carmen Calvo y Pietro Parolin, el Vaticano emplazó al diálogo entre Gobierno y la familia, pero reconoció el derecho de ésta de a la exhumación

Santiago Cantera.
photo_cameraSantiago Cantera.

Distintos medios de comunicación arremetían de nuevo ayer contra el prior de la Abadía del Valle de los Caídos, el padre Santiago Cantera. Las informaciones cargaban contra el benedictino como el único oponente a la exhumación de Franco, aduciendo que impedía al Gobierno el acceso a la Basílica para exhumar al dictador.

Dichas informaciones se hacían eco de un comunicado del Gobierno en el que tildaban al monje de tomar una "posición obstruccionista", y consideraban que esa decisión se debía al pasado ideológico del abad, ya que el padre Cantera fue candidato a las elecciones de Falange Española. 

Sin embargo, la realidad es distinta. Por cierto, respecto a los antecedentes ideológicos del prior, según ha sabido Religión Confidencial, Santiago Cantera nunca militó en la Falange Española, aunque sí estuvo en las listas electorales de dicho partido, fundamentalmente "de relleno", indican las fuentes consultadas por RC. 

En el escrito que el prior envía a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, al que ha tenido acceso Religión Confidencial, Santiago Cantera explica: "El pasado 12 de diciembre recibí solicitud de autorización eclesiástica para la exhumación de los restos de D. Francisco Franco, que se encuentran inhumados en el interior de la Basílica, lugar de culto que goza del privilegio de inviolabilidad, teniendo la Iglesia Católica competencia sobre tales lugares". 

Consentimiento de la familia 

El prior de la comunidad benedictina de la abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos explica que "no puede otorgar su preceptiva autorización para exhumar los restos de un católico que yace en lugar sagrado -en el presente caso, por expresa disposición de SM Juan Carlos I, que entregó tales restos a esta comunidad para su cuidado y custodia- sin el indispensable consentimiento de los familiares del finado".

Por lo tanto, no es el prior quien impide al Gobierno la exhumación de Franco, sino que el monje, de acuerdo con el derecho canónico, está defendiendo el derecho de los familiares de Franco, tal y como la Santa Sede, así como el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, también subrayaron: ambos invitan al diálogo entre el Gobierno y la familia de Franco, pero reconocen el derecho de la familia a oponerse a la exhumación, decisión que en última instancia, debe dirimir el Tribunal Supremo. 

Según ha podido saber RC, los benedictinos intentan atenerse a las indicaciones de la Santa Sede, indicaciones que emitieron tras la reunión entre la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y el Secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin.

Además, el prior de la Abadía no actúa a espaldas de las autoridades eclesiásticas, ya que sus actuaciones son conocidas por el nuncio de la Santa Sede en España, Renzo Fratini, por el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, y por la cabeza máxima de su comunidad benedictina, Philippe Dupont. 

En el escrito enviado a la ministra de Justicia, el prior subraya así mismo, que "en consecuencia, constatando a esta Comunidad y siendo además pública y notoria la oposición de los familiares a la exhumación, no puedo otorgar dicha autorización puesto que incumpliríamos principios religiosos y morales que no podemos desconocer, y podríamos afectar a derechos fundamentales de los familiares del difunto produciéndoles un perjuicio irreparable". 

Por último, el P. Cantera deja claro que sin "perjuicio de lo anterior, y como no podía ser de otra manera, esta comunidad está sujeta a lo que decidan en su día las autoridades competentes que, dado el carácter conflictivo de la cuestión, no pueden ser otras que las judiciales".

En manos del Tribunal Supremo 

Hay que explicar que, de momento, el Gobierno hasta ahora, ha aprobado solo que se inicie el procedimiento para llevar a cabo la exhumación de Franco. Sin embargo, el Consejo de Ministros no ha aprobado dicha exhumación, que se prevé sea a finales de enero, tiempo en el cual, el abogado de los familiares de Franco, Luis Felipe Utrera Molina, deberá presentar las alegaciones pertinentes y posteriormente, será el Supremo quien dirima el caso. 

Por otra parte, según ha podido saber RC, cada día son más los fieles que escriben al arzobispo de Madrid para expresar su deseo de que los restos del dictador se mantengan en la Basílica del Valle de los Caídos, algo que también tienen en cuenta los benedictinos. 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?