Iglesia-Estado

Misiva de todos los jefes de las iglesias cristianas

Esta es la carta que patriarcas católicos y ortodoxos dirigen a Trump tras el conflicto de Jerusalén

Están “seguros” de que esta decisión producirá un aumento de “ira, violencia y sufrimiento" en la ciudad y en toda Tierra Santa

Muro de las lamentaciones. Jerusalén.
photo_cameraMuro de las lamentaciones. Jerusalén.

Los Patriarcas y jefes de Iglesias Locales de Tierra Santa han enviado una carta al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en el que le suplican que su país continúe reconociendo el estado internacional actual de Jerusalén.

Esta es la carta traducida del inglés. “Estimado Sr. Presidente: Somos plenamente conscientes y apreciamos cómo está dedicando especial atención al estado de Jerusalén en estos días. Estamos siguiendo con atención y vemos que es nuestro deber dirigir esta carta a Su Excelencia.

El 17 de julio de 2000, dirigimos una carta similar a los líderes que se reunieron en Camp David para decidir el estado de Jerusalén. Ellos amablemente tomaron nuestra carta en consideración. Hoy, señor Presidente, confiamos en que usted también tendrá en cuenta nuestro punto de vista sobre el importante estado de Jerusalén.

Nuestra tierra está llamada a ser una tierra de paz. Jerusalén, la ciudad de Dios, es una ciudad de paz para nosotros y para el mundo. Desafortunadamente, nuestra tierra santa con Jerusalén, la ciudad santa, es hoy una tierra de conflicto.

Las tres religiones

Aquellos que aman a Jerusalén tienen todas las ganas de trabajar y lo convierten en una tierra y una ciudad de paz, vida y dignidad para todos sus habitantes. Las oraciones de todos los creyentes -las tres religiones y los dos pueblos que pertenecen a esta ciudad- se levantan a Dios y piden paz, como dicen los salmistas: "¡Vuelve a nosotros, Dios Todopoderoso Mira desde el cielo y mira!" (80.14) Inspirar a nuestros líderes y llenar sus mentes y corazones con justicia y paz.

Señor Presidente, hemos seguido, con preocupación, los informes sobre la posibilidad de cambiar la forma en que los Estados Unidos entienden y se refieren al estado de Jerusalén. Estamos seguros de que tales pasos producirán un aumento de ira, conflicto, violencia y sufrimiento en Jerusalén y Tierra Santa, alejándonos del objetivo de la unidad y más hacia la división destructiva. Le pedimos a usted, Señor Presidente, que nos ayude a todos a caminar hacia el amor y la paz definitiva, que no se puede alcanzar sin que Jerusalén sea para todos.

Consejo y súplica

Nuestro solemne consejo y súplica es que los Estados Unidos continúen reconociendo el estado internacional actual de Jerusalén. Cualquier cambio repentino causaría un daño irreparable. Estamos seguros de que, con el firme apoyo de nuestros amigos, los israelíes y los palestinos pueden trabajar para negociar una paz sostenible y justa, que beneficie a todos los que anhelan la Ciudad Santa de Jerusalén para cumplir su destino.

La Ciudad Santa se puede compartir y disfrutar plenamente una vez que un proceso político ayuda a liberar los corazones de todas las personas, que viven dentro de ella, de las condiciones de conflicto y destructividad que están experimentando.

La Navidad está sobre nosotros pronto. Es una fiesta de paz. Los Ángeles han cantado en nuestro cielo: Gloria a Dios en lo más alto, y paz en la tierra a la gente de buena voluntad. En esta Navidad que viene, pedimos a Jerusalén que no se vea privada de la paz, le pedimos al Sr. Presidente que nos ayude a escuchar el canto de los ángeles.

Como líderes cristianos de Jerusalén, los invitamos a caminar con nosotros con esperanza mientras construimos una paz justa e inclusiva para todos los pueblos de esta Ciudad única y santa. Con nuestros mejores deseos y nuestros mejores deseos para una Feliz Navidad.

Patriarcas y jefes de Iglesias en Jerusalén

Patriarca Theophilos III, Patriarcado Ortodoxo Griego; Patriarca Nourhan Manougian, Patriarcado Ortodoxo Apostólico Armenio; Arzobispo Pierbattista Pizzaballa, Administrador Apostólico, Patriarcado Latino; Fr. Francesco Patton, ofm, Custodio de Tierra Santa; Arzobispo Anba Antonios, Patriarcado Ortodoxo Copto; Arzobispo Swerios Malki Murad, Patriarcado Ortodoxo Sirio; Arzobispo Aba Embakob, Patriarcado Ortodoxo de Etiopía; Arzobispo Joseph-Jules Zerey, griego-Melquita-Patriarcado católico; Arzobispo Mosa El-Hage, patriarcal maronita; Arzobispo Suheil Dawani, Iglesia Episcopal de Jerusalén y Medio Oriente; Obispo Munib Younan, Iglesia Evangélica Luterana en Jordania y Tierra Santa; Obispo Pierre Malki, patriarcal católico sirio y Msgr. Georges Dankaye, patriarca armenio católico.

El Papa, contra Trump 

Por su parte, el Papa Francisco, no ha visto con buenos ojos que la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de trasladar la embajada de su país de Tel Aviv a Jerusalén y reconocer así la Ciudad Santa como capital de Israel, lo que generará un fuerte conflicto.

En la Audiencia General del miércoles pasado, el Santo Padre pidió que se respetara el “status quo de la ciudad, en conformidad con las pertinentes resoluciones de las Naciones Unidas”.

“Jerusalén es una ciudad única, sagrada para los hebreos, los cristianos y los musulmanes, que en ella veneran los lugares santos de las respectivas religiones, y tiene una vocación especial a la paz. Pido al Señor que tal identidad sea preservada y reforzada a beneficio de Tierra Santa, Oriente Medio y del mundo entero y que prevalezcan sabiduría y prudencia, para evitar añadir nuevos elementos de tensión en un panorama mundial ya convulso y marcado por tantos y crueles conflictos”, dijo el Pontífice.






Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?