Iglesia-Estado

Omella anuncia acciones legales contra la Generalitat por conculcar la libertad religiosa

El arzobispado ha calificado de "injusta y discriminatoria" la limitación a diez personas en el funeral de las víctimas del coronavirus

Misa Funeral por las víctimas del Covid-19 en la Sagrada Familia.
photo_camera Misa Funeral por las víctimas del Covid-19 en la Sagrada Familia.

El cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, presidió ayer a las 19.00 horas, el funeral por las víctimas del Covid-19 en la basílica de la Sagrada Familia en medio de una polémica causada por la Generalitat de Cataluña. 

El gobierno catalán había limitado esta misa funeral solo a una aforo de diez personas según la normativa del último Plan Territorial de Protección Civil de Cataluña. Algo que el arzobispado de Barcelona ha calificado de "una previsión que nos parece injusta y discriminatoria, teniendo en cuenta que hemos sido muy cuidadosos y respetuosos para mantener las normas sanitarias exigidas para los espacios cerrados, presentadas en todo momento a la Administración, contando con el visto bueno de los médicos y, sobre todo que para otros locales interiores más reducidos se admite un aforo del 50%."

Omella se había dirigido a la Generalitat para que cambiara la previsión establecida en la Resolución SLT / 1746/2020, de 17 de julio, que emitió la Consejería de Salud por la que se limitaba a 10 personas la asistencia a los actos religiosos y se permitiera aumentar el aforo. 

Sin respuesta por parte de la Generalitat 

Y al no recibir respuesta, el arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española celebró ayer el funeral al que, como se pueden ver en las imágenes, asistieron más de diez personas. El aforo llegó al 23% del aforo legal máximo.

Por este motivo, ni la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ni el presidente del la Generalitat, Quim Torra, acudieron al funeral. 

Según un comunicado emitido por el arzobispado, sólo asistieron presencialmente los familiares de los difuntos, los representantes de los sectores de la alimentación, de las residencias de ancianos, los tanatorios, los cementerios, los periodistas representantes de entidades caritativas.

A todos ellos se les tomó la temperatura antes de entrar en el templo y las medidas de seguridad aplicadas a la Sagrada Familia fueron más rígidas que las aplicadas desde el sábado por la mañana a las visitas de turistas. 

Acciones legales 

"Ante el poco previsible cambio de actitud de la Consejería de Salud de la Generalidad de Cataluña, durante los próximos días iniciaremos las acciones legales oportunas contra la arbitrariedad y la indefensión que sufren el derecho a la libertad religiosa ya la libertad de culto, constitucionalmente protegidos", concluye el comunicado. 

En su homilía, Omella dijo que "la Iglesia se hace suyo el dolor de las personas que han perdido un ser querido en esta pandemia. Por ello, hoy recordamos todos los hermanos difuntos: creyentes o no, nacidos aquí o fuera. Nos sentimos cercanos y hermanos de todos". 

Así mismo, afirmó que durante la pandemia "la Iglesia ha dado a quien tenía hambre y ha acompañado a todos los que han perdido alguna persona querida". 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?