Iglesia-Estado

Monasterio y Martínez-Almeida prometen una renovada defensa de la familia tradicional frente a un Girauta más dudoso

La Fundación Valores y Sociedad reúne a los candidatos del PP, Ciudadanos y Vox a las elecciones autonómicas y municipales para reflexionar sobre España, educación y familia

Martínez-Almeida, Monasterio y Girauta.
photo_cameraMartínez-Almeida, Monasterio y Girauta.

El ex alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, moderó ayer la IV sesión del ciclo "La alternativa al Frente Popular, un debate cultural", organizado por la Fundación Valores y Sociedad, el Ceu y la Fundación Villacisneros, al que acudió Religión Confidencial. 

En esta ocasión, se debatía sobre "La transcendencia para España de las próximas elecciones" y para ello, contaron con la candidata de Vox a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, el líder del PP para la alcaldía de Madrid, José Luis Martínez-Almeida y con Juan Carlos Girauta, en sustitución de Begoña Villacís, candidata de Ciudadanos a la alcadía madrileña. 

El moderador ya había advertido que los candidatos se prestaban a esta convocatoria para reflexionar sobre distintos temas y no para debatir o discutir entre ellos. 

Idea de España y golpistas 

La primera parte del debate se centró en la idea de España para los distintos candidatos. Los tres realizaron una defensa a ultranza de la nación española pero el más reivindicativo fue el representante de Ciudadanos y diputado nacional Juan Carlos Girauta, quien acusó a los separatistas nacionalistas de "desleales" y "golpistas".

Así mismo, lanzó una dura crítica a Quim Torra, presidente de la "Generalidad de Cataluña", dijo, y al que calificó de "tipejo" que se ha pasado su vida destilando odio hacia España. "En Cataluña se está insuflando odio desde hace décadas. Cuando se deshumaniza al adversario político, es siempre el preludio de algo grave en la historia". 

Por su parte, José Luis Martínez-Almeida invitó a mandar un mensaje claro en las próximas elecciones municipales y autonómicas: "que somos mayorías los que defendemos la Constitución. El único dialogo que cabe con los independentistas es dentro de la ley y del Estado de Derecho. Tenemos que defender la Constitución y la democracia". 

Para la candidata de Vox, Rocío Monasterio, resaltando en todo momento el patriotismo español, volvió a reiterar que su partido pretende liderar una alternativa cimentada en un movimiento patriótico: No creemos en una España federal ni de 17 grupos”. 

Monasterio alertó, asímismo, que España se encuentra en "una encrucijada frente a este golpe de estado y no podemos ser tibios. Al nacionalismo se le hace frente con el debate de las ideas", y mostró su apoyo a todos aquellos catalanes que les persiguen por querer que sus hijos estudien español o por rotular un comercio en el idioma oficial.

Educación y dignidad de la persona  

La segunda parte del debate se centró en mejorar la calidad de la educación para defender la dignidad de la persona. 

Girauta realizó una defensa de la calidad y prestigio de la enseñanza y en la libertad de los padres, pero sin entrar de lleno en ciertos derechos de los padres que han desaparecido de las aulas en no pocos centros públicos.  

El líder de Ciudadanos abogó por la autonomía de los centros con un programa supervisado por una alta inspección del Estado que actúe también con plena autonomía. Así mismo, defendió la libertad de los padres para que puedan optar por el colegio y no verse sujetos a las directrices de los distritos. Por último, volvió a insistir en el tratamiento concreto que debe implantarse en el caso catalán para que los "independentistas dejen de insuflar odio en las aulas". 

El candidato del PP a la alcaldía de Madrid se extendió en explicar que la izquierda ha secuestrado la educación que la entiende como una herramienta para el "adoctrinamiento" y no una educación para la libertad. "Esa es su ingeniería social. No respeta articulo 27 de la libertad que ponen en duda la educación diferenciada o la educación concertada", subrayó.

Martínez-Almeida reiteró con énfasis el modelo educativo de su partido basado en la libertad y la excelencia, donde se premie el mérito y la capacidad. "Creo en la libertad de los padres de elegir la educación que quieren para sus hijos", señaló. 

Por su parte, la líder de Vox en la Comunidad de Madrid, interrumpida en varias ocasiones por aplausos, realizó un discurso fuera de lo políticamente correcto, denunciando la ideología de género que se ha apoderado de las aulas. 

"La educación en España ha retrocedido en la libertad. El Estado ha entrado con leyes y totalitarismos a decirnos a los padres como tenemos que educar a nuestros hijos en aquellos aspectos que tocan de lleno la identidad de la persona, y con el objetivo de querer dilapidar la familia como valor de esta sociedad", aseveró. 

Para que ningún Estado dirija la libertad de los padres, Vox defiende el "cheque escolar" como paradigma de la la libertad. "Con el cheque escolar, los colegios y profesores entrarían en competencia y se incrementaría la calidad de la enseñanza. Los complejos en educación ha permitido que avancen otras ideologías", subrayó. 

La familia como valor 

La última parte de este encuentro se centró en explicar cómo entiende cada partido la familia como valor de la sociedad. 

El líder de Ciudadanos no tuvo reparos en transmitir los aspectos que defiende su partido, a pesar de que en el foro en el que se encontraba, el público era más contrario a los postulados que defiende: el aborto tal y como está legislado ahora, la maternidad subrogada, el matrimonio homosexual e, incluso la eutanasia, aunque este punto no lo tocó. 

"La moral y la política son ámbitos diferentes. No celebramos el aborto como vimos a algunas ministras celebrar la ley con alegría, pero tampoco somos padres espirituales de nadie", dijo. 

En cambio, hizo una defensa de la natalidad como grave problema de España, uno de los países con el índice más bajo en el mundo. "O tomamos conciencia y se fomenta la natalidad o el Estado de bienestar no es sostenible". 

José Luis Martínez-Almeida, en cambio, demostró una defensa más incisiva a favor de la familia tradicional, punto en el que no pocos líderes del PP han abandonado en los últimos años. Denunció que la izquierda ha devaluado el concepto y la libertad de la familia tradicional "porque cree que para educar ya está el Estado y devalúa también a la mujer que opta por cuidar a su familia o tener hijos. La familia tradicional está perseguida y denostada por la izquierda", señaló.

En este sentido, también insistió en favorecer políticas a favor de la natalidad y de la familia, se posicionó en contra de los vientres de alquiler, y sentenció que "si hay que equivocarse, que sea siempre a favor de la vida". Recordó finalmente que la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el aborto lo califica de delito y no como derecho.

Rocío Monasterio fue la candidata más aplaudida en esta última parte del debate con un discurso sin complejos. "La familia es un bien para toda la sociedad y una escuela de valores y ciertas ideologías atacan y buscan acabar con la familia...las mujeres no somos alquilables y no se puede cosificar al más débil que es el niño en el vientre de su madre....Creemos que no es un derecho de la mujer acabar con la vida de su hijos.... 100.000 abortos anuales atentan contra la dignidad humana...-aplausos- Defendemos la dignidad humana y una apuesta clara por la maternidad... Los niños tienen derecho a tener al lado un padre y un madre..."

Finalmente, José María Álvarez del Manzano concluyó el debate con una frase profética: "Si estos tres partidos se ordenan un poco, me voy con la esperanza de que podrá haber alternativa". 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable