Iglesia-Estado

La ministra Isabel Celaá da largas a los obispos

El presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella, ha solicitado una entrevista para hablar de la LOMLOE y todavía no ha tenido respuesta

Isabel Celaá, ministra de Educación.
photo_camera Isabel Celaá, ministra de Educación.

Los obispos españoles tienen delante un difícil desafío: la nueva Ley de Educación (LOMLOE), impulsada por la ministra Isabel Celáa, que entra en cuestiones especialmente delicadas para la enseñanza católica.

La estrategia diseñada por la Conferencia Episcopal en la relación con el Gobierno de Pedro Sánchez pasa por dos ideas principales. En la dimensión pública, hacer todo lo posible para no tensar las relaciones, por ejemplo con declaraciones que puedan molestar al Gobierno.

Y en la práctica, abrir un cauce permanente de diálogo, una vez que el Gobierno socialista y comunista está muy satisfecho con la actitud que la Iglesia ha tomado durante la pandemia.  

Una ley de Educación lesiva

Muestra de este doble comportamiento es el caso de la nueva Ley de Educación (LOMLOE), una ley claramente lesiva con algunos derechos de los padres, y que afecta directamente, de forma negativa, a la Escuela Católica.

También se podría añadir la propuesta legislativa sobre la eutanasia.

Según ha podido saber Religión Confidencial, el cardenal Juan José Omella ha solicitado a la ministra de Educación, Isabel Celaá, una entrevista para iniciar conversaciones sobre aquellos aspectos que la Educación Católica considera inaceptables. Un encuentro para el que todavía no hay fecha.

La ministra da largas

Todo parece indicar que la Ministra está dando largas a los obispos, como una forma de ganar tiempo y avanzar en la tramitación legislativa. También hay que contar con la negativa influencia del “alma comunista” del Gobierno a toda cesión a la Iglesia.  

De hecho, en una entrevista este fin de semana, el obispo secretario general de la Conferencia Episcopal, monseñor Luis Argüello, señaló que “tenemos pendientes bastantes cuestiones en diálogo que el propio presidente del Gobierno y la vicepresidenta han anunciado, cuando tuvo su entrevista con el nuncio, pero me imagino que debido a las circunstancias que hemos vivido desde marzo hasta aquí, no ha sido posible todavía tener estos encuentros”.

Contención en las declaraciones

La instrucción del Presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella, es la de la contención de las declaraciones públicas, al menos las de carácter colegial.

Pero ya se han empezado a escuchar voces de algunos obispos, como el cardenal Antonio Cañizares o el obispo de Getafe, monseñor Ginés Ramón García Beltrán. Le tocaría el turno a la Comisión Episcopal de Educación y Cultura, antes llamada de Enseñanza y Catequesis.

Destacados miembros

La Comisión de Educación y Cultura tiene como presidente al obispo de Lugo, monseñor Alfonso Carrasco Rouco. Cuenta con obispos importantes como monseñor Juan Antonio Martínez Camino, monseñor Juan José Asenjo, monseñor Javier Martínez y monseñor Fidel Herráez.

Este último es un destacado especialista en materia educativa desde sus años de negociador con los sucesivos Gobiernos cuando era colaborador del cardenal Cañizares y Delegado de Enseñanza de la archidiócesis de Madrid.

Como ha ocurrido en ocasiones anteriores, la interlocución con la Ministra de Educación por parte de la Conferencia Episcopal se ha llevado habitualmente por parte del obispo presidente de la citada Comisión, junto con los técnicos de los Servicios jurídicos, y en ocasiones el obispo Secretario general de la Conferencia Episcopal.  

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?