Iglesia-Estado

Martínez-Sellés: “Es triste que la primera eutanasia de Madrid haya sido a un enfermo de ELA. Muestra por dónde va la sociedad”

Al presidente del Colegio Oficial de Médicos de Madrid le "preocupa" que se hayan excluido a los sanitarios objetores de la comisión de garantías de la eutanasia

Manuel Martínez-Selles.
photo_camera Manuel Martínez-Selles.

En España se han realizado, desde que entró en vigor la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia, al menos cuatro suicidios asistidos. La primera eutanasia legal fue de una mujer de 86 años que, por lo que se ha publicado, tenía demencia. Dos de las eutanasias que se han practicado eran de personas enfermas de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA).  Una mujer mayor de 60 años, y la de Javier Serrano, la primera en Madrid, un paciente de 58 años. 

Manuel Martínez-Sellés, presidente del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid, (ICOMEM) ha hablado con Religión Confidencial de la entrada en vigor de esta ley y de la manera en la que se está aplicando. 

Personas afectados por ELA 

"Me preocupa que, como se ha publicado, la maquinaria administrativa y sanitaria entró en marcha de inmediato, con una diligencia que sorprendió a los familiares”, explica el Jefe de Sección de Cuidados Cardiológicos Agudos del Hospital Gregorio Marañón.

Respecto a que la mitad de las eutanasias practicadas en España hayan sido de pacientes con ELA, Martínez-Sellés recuerda que "es bien sabido que el acompañamiento y cuidado de los pacientes con ELA es costoso. Desde luego que son necesarios más recursos para ellos. Ojalá prosperase la iniciativa parlamentaria de Ciudadanos".

Este partido ha registrado una Proposición de Ley para garantizar el derecho a una vida digna de las personas con ELA, argumentando que se necesitarían 100 millones para ayudar a los pacientes de ELA, aunque el Gobierno la ha vetado porque "incide directamente en los Presupuestos". 

Jordi Sabaté 

Por otra parte, como denunció el influencer Jordi Sabaté, enfermo de ELA desde hace siete años, una trabajadora social le ofreció la eutanasia en su propia casa.

"Es muy triste que en vez de ofrecer a un enfermo una sonrisa, cariño, empatía y cuidado se le ofrezca la muerte. El hecho de que la primera eutanasia legal en Madrid haya sido de un enfermo de ELA también es un motivo de reflexión. De por dónde va nuestra sociedad. Ojalá se escuche más la voz de Jordi Sabaté y de muchos otros que nos están gritando silenciosamente lo que de verdad necesitan estos enfermos", incide Martínez-Sellés. 

Para el también presidente de la Sociedad Española de Infecciones Cardiovasculares, la alternativa a estos pacientes son darles los cuidados que necesitan, como se detalla en la página web "Cuidados de principio a fin". "Es triste que en el último Atlas Europeo de Cuidados Paliativos estamos a la cola, entre Gerogia y Moldavia, con menos de un tercio de los servicios de cuidados paliativos que se recomiendan", denuncia Martínez-Sellés. 

"Mal llamado Manual de buenas prácticas de eutanasia"

En el caso de Javier Serrano, fue el médico quien se desplazó a la casa del paciente para practicarle la eutanasia, algo que la ley permite, es decir, se puede aplicar el suicidio asistido en muchos sitios como domicilios, hospitales y residencias de ancianos.

Respecto a cómo hacerlo, el presidente del Colegio de Médicos de Madrid explica: "El ministerio ha publicado un mal llamado “Manual de buenas prácticas en eutanasia”. Algo contradictorio ya que nuestro actual código de deontología médica aclara, en su artículo 36.3, que “el médico nunca provocará intencionadamente la muerte de ningún paciente, ni siquiera en caso de petición expresa por parte de éste".

Martínez-Sellés aclara que en dicho manual se detallan tipo y dosis de fármacos a utilizar, "todos, por cierto, fuera de la indicación para la que están autorizados. En dicho documento se detalla, para la administración intravenosa la premedicación, la medicación adyuvante y lo que denominan “medicamentos inductores del coma y medicamentos bloqueantes neuromusculares”.

Comisión de garantías 

¿Está funcionando perfectamente la comisión de garantías que obliga la ley para valorar los casos de eutanasia, en la que se tienen que presentar varios informes favorables de los médicos?

El presidente del Colegio de Médicos de Madrid responde: "La llamada comisión de garantías se nombró en Madrid el 15 de octubre. Desconozco si está funcionando “perfectamente” y habría que ver qué se entiende por un funcionamiento perfecto en ese ámbito. Sí me preocupa que se hayan excluido a los profesionales sanitarios objetores de dicha comisión". 

En este sentido, el presidente del Colegio de Médicos de Madrid, desconoce cuántos médicos objetores se han registrado en el registro de objetores de la Comunidad de Madrid.

"Nosotros defendemos que el ejercicio de la objeción de conciencia debe ser libre, confidencial y aplicarse de forma sobrevenida, “ad casum”, en las circunstancias, lugar y tiempo del caso concreto que se plantee. Sólo así el médico dispone de todos los elementos clínicos y personales que concurren en cada caso para enjuiciar rectamente una situación concreta en una persona y tiempo concretos, y decidir en conciencia. Yo no me he inscrito en ningún registro y no me he visto nunca en la necesidad de ejercer mi derecho a la objeción de conciencia. Desde luego que haré objeción de conciencia si un enfermo me solicita de forma clara la eutanasia". 

Martínez-Sellés recuerda que la objeción de conciencia es un derecho fundamental reconocido en Carta Europea de Derechos Humanos y garantizado en nuestra Constitución y también, en el código de deontología médica que aclara que el reconocimiento de la objeción de conciencia del médico es un presupuesto imprescindible para garantizar la libertad e independencia de ejercicio profesional.

Porcentaje de médicos a favor y contra 

Según algunas informaciones, un encuesta realizada en el ICOMEM, el 69 por ciento de los 1.044 profesionales preguntados se mostraron a favor de una regulación de la eutanasia, mientras que un seis por ciento se manifestó en contra.

"Esto no es cierto -aclara Martínez-Sellés-. Se realizó una encuesta sesgada y manipulada que contestó un número muy reducido de colegiados. Mi postura contraria a la eutanasia es muy conocida. Yo escribí un libro contra la eutanasia antes de presentarme a presidente del ICOMEM. De las cinco candidaturas que se barajaron al ICOMEM hace poco más de un año, una se unió directamente a la nuestra por compartir nuestros valores. Las tres restantes juntas sacaron menos votos que nosotros. Que cada uno saque sus conclusiones", aclara. 

Finalmente, Manuel Martínez-Sellés resalta que "la eutanasia va no solo contra nuestro código deontológicos sino también contra nuestro juramento hipocrático, contra el criterio de la Asociación Médica Mundial y contra el informe unánime del Comité de Bioética de España. No nos amedrentemos, defendamos la esencia de la medicina". 

 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable