Iglesia-Estado

Izquierda Unida exige al gobierno valenciano derogar el convenio de asistencia religiosa en hospitales públicos

Considera un “escándalo que la Generalitat destine cada año 856.000 euros públicos a los curas de los hospitales”

Capellán de un hospital.
photo_cameraCapellán de un hospital.

La coordinadora general de Esquerra Unida del País Valenciano (EUPV), Rosa Pérez Garijo, ha exigido a la Generalitat Valenciana la derogación del convenio firmado en 1992 para cubrir los sueldos de los sacerdotes y el gasto de los espacios religiosos de 25 hospitales públicos valencianos.

Pérez Garijo ha expresado que le parece “un verdadero escándalo que,  mientras las arcas públicas tienen verdaderas dificultades para mantener los mínimos de atención sanitaria en la población, se destinen 856.000 euros a pagar asistencia religiosa en centros públicos”.

La coordinadora general de EUPV ha recordado que, ya en 2013, propusieron en las Cortes Valencianas derogar el convenio de 1992 que regulaba este gasto público, que no prosperó “por el bloqueo del entonces gobierno del PP”, y que “el actual tripartito que gobierna en la Comunidad Valenciana no puede continuar con este gasto, que no tiene nada que ver con la atención sanitaria”.

Laicidad de espacios públicos

“Es contradictorio que los centros de salud de la ciudad de Alicante se hayan quedado cerrados y sin atención pediátrica por la tarde del 15 de julio al 15 de septiembre por carencia de recursos y que, en cambio, se paguen los sueldos de los curas católicos”, ha afirmado Pérez Garijo.

Así mimo, ha recordado que “tanto el PSPV como Compromís han aprobado numerosas mociones a favor de la laicidad de los espacios e instituciones públicas, en Valencia ciudad sin ir más lejos el pasado mes de enero, y unos partidos progresistas no pueden estar de acuerdo en este gasto nada propio de una sociedad moderna y aconfesional”.

Los médicos hablan de “demagogia”

Sin embargo, los médicos de la Comunidad Valenciana han expresado a Religión Confidencial que “las deficiencias y recortes en la sanidad valenciana, muy criticados desde todos los sectores, tienen un origen en la mala gestión y organización por parte de la Consellería de Sanidad, y es demagógico pretender eliminar la asistencia religiosa con la excusa de una sanidad mal gestionada”.

Como ha expresado a RC un director de hospital valenciano, “la asistencia de los sacerdotes en los hospitales es muy valorada en los pacientes y sus familias, y la ayuda espiritual en situaciones graves o próximas a la muerte es un gasto mínimo, frente a los muchos gastos de dudosa o ninguna utilidad que se hacen en la sanidad pública”.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo