Iglesia-Estado

La Iglesia está dispuesta a revisar una por una las inmatriculaciones presentadas

La mesa de diálogo Iglesia-Gobierno se ha puesto en marcha, sin cambios en la postura oficial sobre la asignatura de Religión

Comisión permanente de la Conferencia Episcopal.
photo_camera Comisión permanente de la Conferencia Episcopal.

Según se ha informado en la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española, celebrada este martes y miércoles, la mesa de diálogo entre la Iglesia y el Gobierno ya se ha puesto en marcha. Tal y como acordó el cardenal Juan José Omella con el Ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, el encuentro se ha abierto en dos frentes, el jurídico-económico y el educativo.

La primera mesa en reunirse fue la económica. Presidida la delegación de la Conferencia Episcopal por el obispo secretario general, Luis Argüello, el asunto que se abordó, por un empeño especial del Gobierno, fue el de las inmatriculaciones.

Revisar todas las inmatriculaciones

La Iglesia está dispuesta a revisar una por una cada una de las inmatriculaciones que aparecen en la lista que entregó el Gobierno, sabedora de que, en el caso de que hubiera alguna incorrección, son las personas físicas o jurídicas implicadas las que tendrían que recurrir a los tribunales.

El Gobierno de Pedro Sánchez parece empeñado en esta materia a efectos propagandísticos, para poder vender a su electorado que está haciendo algo con el tema de las inmatriculaciones de los bienes de la Iglesia.

Las otras cuestiones que están sobre la mesa, el IBI y algún otro impuesto, se han aplazado a posteriores encuentros.

Nueva actitud de la ministra de Educación

La segunda reunión, celebrada esta semana ha sido la referida a la educación.

Según la Comisión Permanente, los representantes de la Iglesia, entre los que se encontraba el obispo Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza, Alfonso Carrasco Rouco, perciben un cambio de actitud en la nueva ministra de Educación, Pilar Alegría.

Un cambio, sin embargo, que no parece vaya a convertirse en una modificación sustantiva respecto a lo previsto en los decretos de desarrollo de la asignatura de religión.

Según lo declarado por la ministra a varios medios, la nueva asignatura de religión será evaluable, pero no computable, dentro del horario escolar y sin alternativa. Los obispos van a esperar a que finalmente se publiquen los decretos que desarrollan la nueva Ley, en lo referido a esta materia, para hacer pública su respuesta.

Un área transversal

Al margen de los habituales argumentos que esgrime la Conferencia Episcopal para defender la dignidad de esta asignatura en el currículum, los obispos esperan que, finalmente, se haya tenido en cuenta algunas de sus propuestas, como la de la configuración de un área transversal que dé contenido a la alternativa a la religión católica.

Otra cuestión que está pendiente es el número de horas de impartición semanal de esta asignatura en los diversos ciclos. Y también el desarrollo que hagan tanto las Comunidades Autónomas como cada uno de los centros educativos. Es muy posible que la asignatura de religión quede como está ahora. Ni un paso adelante, ni un paso para atrás.

La Comisión Permanente se ha celebrado aún bajo los efectos del caso del obispo emérito de Solsona, Javier Novell. Un hecho sobre el que todavía pesa un sospechoso silencio privado y público.  

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes