Iglesia-Estado

 Foro de la Familia en Valencia: “La obra teatral ‘Poder y Santidad’ ofende a los católicos”

Financiada con fondos públicos valencianos, en el cartel se usa “vergonzosa y torticeramente, la efigie de un Papa para tratar la pederastia”

Cartel  tachado de la obra teatral Poder y Santidad.
photo_cameraCartel tachado de la obra teatral Poder y Santidad.

La obra teatral “Poder y Santidad” se representará en Valencia, en el Teatro Principal, del 16 de octubre al 8 de noviembre. La obra intenta promover la reflexión sobre algunos temas que afectan a la Iglesia, “como la corrupción, la pederastia, la homosexualidad y feminismo”, según su autor, Manuel Molins.

Se ha financiado con fondos públicos, en concreto del Institut Valencià de Cultura – entidad de la Generalitat Valenciana -  y de la Diputación Provincial de Valencia.

En el cartel se muestra al Papa besando a un niño en la boca.

Hiriente campaña de difusión 

El Foro de la Familia en Valencia ha presentado una queja ante el Síndic de Greuges de la Comunidad Valenciana (Defensor del Pueblo) porque esta obra, “además de ofender los sentimientos religiosos y humanos de miles de personas, se ha financiado con fondos públicos y se representará en un teatro público, financiando con los impuestos de todos los valencianos iniciativas privadas de carácter ideológico y talante sectario, y en una situación económica tan grave como la actual”, ha afirmado a Religión Confidencial Vicente Morro, delegado del Foro de la Familia en Valencia.

Vicente Morro critica también la “hiriente campaña de difusión de esta obra de teatro”, ya que utiliza una efigie de un Papa en el cartel con un niño, recordando que en esta obra se trata, entre otras cuestiones, la pederastia.

“Las Administraciones Públicas deben ser neutrales ideológicamente, no generar conflictos ni divisiones entre los ciudadanos, y más si se trata de actuaciones que puedan herir los sentimientos de una mayoría de creyentes”, ha señalado.

Limitar la libertad de expresión

Desde el Foro de la Familia,  han expresado a RC que “ante el manido recurso de intentar desacreditar a los ciudadanos con opiniones diferentes a las del autor y los gestores de las instituciones que han decidido utilizar fondos públicos para financiarlas, manifestamos que no estamos ante una cuestión de censura o de limitación de la libertad de expresión”.  

Además, han destacado que “el autor y quienes le financian son muy libres de expresar sus opiniones, mientras no violen el Código Penal, pero con sus fondos y a su ventura, como hacen miles de empresarios, autores y actores, no bajo el paraguas demasiado generoso de los impuestos de todos los valencianos”.

“También los ciudadanos que no comparten esos prejuicios ideológicos tienen derecho a la libertad de expresión, y a manifestar que el contenido con el que se anuncia la obra en webs oficiales, y especialmente el cartel diseñado, agreden las convicciones profundas y ofenden los sentimientos de miles de ciudadanos. Tienen derecho a pensar que la obra es un discurso de odio que agrede a ciudadanos, limitando sus derechos al considerarlos de segunda categoría por no situarse en la ortodoxia de la corrección política e ideológica supuestamente mayoritaria”, han subrayado desde el Foro de la Familia”.

Pederastia en España

En concreto, han señalado que los ciudadanos “tienen derecho a pensar que el autor, si quería tratar el tema de la pederastia tenía ejemplos más cercanos en nuestro país: políticos condenados, abusos a menores por esclarecer en Baleares”.

Los ciudadanos  “tienen derecho a pensar si los diseñadores del cartel se hubieran atrevido a utilizar otros referentes religiosos o sociales, en lugar de utilizar, vergonzosa y torticeramente, la efigie de un Papa.

Así mismo,  el Foro de la Familia  “apoya todas las manifestaciones y actuaciones que, dentro del respeto al Estado de Derecho y a las libertades, rechazan y se oponen de forma cívica, pacífica y democrática, a actuaciones sectarias de este tipo, discursos de odio que generan división y conflicto en nuestra sociedad”.

El cartel de la obra teatral “Poder y Santidad”, de Manuel Molins, ha aparecido en varias ocasiones tachado en la fachada del Teatro Principal de Valencia, donde se estrenará el próximo 16 de octubre.

Cañizares criticó de inmediato esta obra teatral

Nada más anunciarse esta obra teatral, el arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, criticó la obra por ofender los sentimientos religiosos, y violar “el derecho inalienable a la libertad religiosa”.

Cañizares escribió en su carta de la semana pasada un duro párrafo sobre esta obra de teatro: “Dios no ha muerto. Tengo que proclamarlo ante el mensaje nefasto de Nietzsche, con tan gravísimas consecuencias para la humanidad y la derrota y ruina del hombre, o el de Manuel Molins y Franscisco Azorín en su obra teatral, que financiada lamentablemente por organismos oficiales valencianos, en clara violación del derecho inalienable de libertad religiosa va a ser representada en un teatro de Valencia. Hay que decirlo con toda claridad”.

Los promotores aluden a la “libertad de expresión”

Desde el Institut Valencià de Cultura, ante la polémica que ha levantado esta obra de teatro, han señalado que  “no se trata de una obra incendiaria ni intenta ofender a nadie, sino que defiende los principios del humanismo cristiano”.

Las asociaciones de artes escénicas de la Comunidad Valenciana emitieron un comunicado la pasada semana apoyando esta obra teatral, y expresaron su “profundo desacuerdo por la demanda de medidas cautelares y retirada de la pieza que la asociación Abogados Cristianos ha pedido judicialmente, puesto que iría en contra de la libertad de expresión, protegida por la Constitución española en su artículo 20”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable