Iglesia-Estado

Experta en libertad religiosa pide a la Junta de Castilla y León que no prorrogue las medidas discriminatorias para el culto

Lourdes Ruano recuerda que las restricciones de 25 personas en los templos permanecen vigentes hasta el 10 de septiembre

Lourdes Ruano.
photo_cameraLourdes Ruano.

La Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León emitió el pasado 1 de septiembre sendas órdenes por la que se adoptaban medidas sanitarias preventivas para la contención de la COVID-19 en los municipios de Salamanca y Valladolid respectivamente. 

Las disposiciones comenzaron a aplicarse el pasado 3 de septiembre y, como tienen carácter temporal, quedarán revocadas pasados siete días naturales. Por lo tanto, el próximo jueves 10 de septiembre, la comunidad autónoma puede prorrogarlas o bien, rescindirlas. 

25 personas el máximo permitido 

Entre las medidas contempladas para contener la propagación del virus, se restringe a 25 personas el máximo permitido en las misa de Valladolid y Salamanca, y en todos los templos sea cual sea su dimensión.

El cardenal Ricardo Blázquez, obispo de Valladolid y su obispo auxiliar, monseñor Argüello, han declarado que no les parecen adecuadas estas medias de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, aunque han cumplido escrupulosamente las disposiciones. 

También el obispo de Salamanca, Carlos López, discutió estas medidas y pidió a la catedrática Lourdes Ruano, presidenta de la Asociación Española de Canonistas, que emitiera un informe sobre la decisión de la Junta y que ha sido publicado en la página web de la diócesis de Salamanca.

Contra la libertad religiosa 

Lourdes Ruano afirmó: "Las medidas citadas son claramente restrictivas de derechos fundamentales, en concreto del derecho fundamental a la libertad religiosa, sin que exista un criterio de racionalidad en la formulación de la medida, que carece de toda lógica y resulta arbitraria y desproporcionada". 

"Carece de lógica"

Se refería en concreto al anexo 2, que limita la asistencia a los lugares de culto, así como las celebraciones litúrgicas, ceremonias nupciales y otras celebraciones religiosas: no superar en cualquier caso el número de 50 personas en espacios al aire libre, o de 25 en espacios cerrados y, en todo caso, no superar un tercio del aforo máximo permitido.

En declaraciones a Religión Confidencial, Ruano expone: "Son desproporcionadas y quiero pensar que se han tomado estas medidas por falta de previsión y no como un acción discriminatoria contra la libertad religiosa. Carece de lógica que en los autobuses urbanos de Salamanca puedan viajar hasta 40 personas y en templos grandes no puedan entrar más de 25 personas". 

La canonista subraya que no es lógico que en los templos solo puedan asistir 25 personas en templos donde caben 800 personas. "Y luego, nos indigna ver a la salida de misa, en Salamanca, terrazas llenas de gente y sin mascarillas". 

Se da la circunstancia de que durante la semana que han entrado en vigor estas medidas, muchos novios han tenido que buscar templos para casarse en pueblos de Salamanca, puesto que las normas solo se ciñen a Salamanca y Valladolid capital. 

Las medidas en los templos de Madrid 

La Catedrática de Derecho Eclesiástico Universidad de Salamanca menciona por ejemplo las medidas que se han adoptado en la Comunidad de Madrid y que están poniendo en práctica las diócesis madrileñas. 

Así, por ejemplo, el arzobispado de Madrid cumplirán las medidas adoptadas por las que se reduce en aforo de los templos al 60 %. Las normas regionales se revisarán cada 15 días.

El cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro,  pide que además de controlarse el aforo, se garantice siempre la distancia de seguridad, uso de mascarilla obligatorio–como ya lo es en toda la comunidad–, las pilas de agua bendita continúan vacías y se ofrece gel desinfectante.

"No creo que los contagios se estén produciendo en los templos, máxime cuando los fieles se están sentando en bancos cumpliendo las medidas de seguridad y la comunión se está dando en la mano", señala Ruano. 

Espera que la Junta rectifique 

La catedrática confía que la Junta de Castilla y León rectifique a partir del 10 de septiembre y adopte medidas más lógicas en lo referente al culto y que respete los derechos humanos y la libertad religiosa. 

"La medida de limitar a 25 el número de personas que pueden asistir a la Eucaristía, a una boda, una primera comunión, es claramente disuasoria para los feligreses, que se abstendrán de asistir al templo y se verán impedidos para ejercer su derecho de libertad religiosa, de forma arbitraria", señaló Ruano en el informe publicado en la web de la diócesis de Salamanca. 

Porque para la catedrática, las medidas citadas son claramente restrictivas de un derecho fundamental, "el de libertad religiosa, resultan arbitrarias, desproporcionadas discriminatorias y, si además, son adoptadas por una disposición administrativa, pueden resultar contrarias a Derecho. De ahí la necesidad de ratificación judicial", afirma la catedrática. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?