Iglesia-Estado

Cristianos socialistas sobre la eutanasia: "Somos contrarios al suicidio como atentado a la vida"

No obstante, apoyan la despenalización de la misma, aunque piden antes una ley de Cuidados Paliativos porque donde existen unidades bien dotadas, "las solicitudes de suicidios asistidos disminuye"

Juan Carlos González Sanz, coordinador federal de cristianos socialistas PSOE.
photo_cameraJuan Carlos González Sanz, coordinador federal de cristianos socialistas PSOE.

Cristianos Socialistas ha entrado en el debate de la eutanasia y la Comisión Federal ha elaborado un documento con algunos postulados que se ajustan a la doctrina social de la Iglesia y, por lo tanto, a las últimas directrices de los obispos españoles, pero otros se alejan del argumento que ayer esgrimió el secretario general de la Conferencia Episcopal, Luis Argüello, quien dijo: "La muerte provocada no es la solución a los problemas de la sociedad". 

Argüello, en referencia al último caso en España (el marido que ayudó a morir a su mujer afectada durante 30 años de esclerosis múltiple), expresó su pésame a la familia por la situación de sufrimiento por la que han pasado y matizó que "no piensa en la cárcel para nadie". 

 Ley de Cuidados paliativos 

Cristianos Socialistas piden, en primer lugar, una Ley de Cuidados Paliativos como un tema “prioritario”, y reclaman que las unidades estén dotadas “adecuadamente” y que “alcancen a toda la población, tanto urbana como rural”. 

No obstante, el Grupo federal "ha valorado positivamente la propuesta del PSOE “por atender a las nuevas situaciones sociales que se están generando” y han pedido una regulación adecuada y garantista que pueda evitar “abusos graves en contra del más débil, de aquel que tiene menos recursos o menos representación”.

Consideran la vida como un don 

Juan Carlos González, representante de la Comisión Federal de Cristianos Socialistas, ha afirmado que “desde una visión cristiana consideramos la vida un don y por ello un valor indispensable. Por ello rechazamos el suicido o cualquier otro atentado contra la vida. Pero afirmamos, y no es contrario con nuestros valores, que la dignidad de la persona es incompatible con el encarnizamiento terapéutico o el sostenimiento meramente vegetativo de la vida cuando llegamos a la fase final de nuestras vidas”. Esta es también la opinión de la Iglesia Católica. 

Según su valoración y sus estadísticas, la mayoría de los católicos "estarían a favor de regular la eutanasia". Por ese motivo, han elaborado un documento que consta de siete puntos. 

Consientes de la "transcendencia que tiene la propuesta del PSOE de aprobación de una  Ley Orgánica sobre la Eutanasia, para el conjunto de la sociedad y muy especialmente para los cristianos", pretenden contribuir con el documento a abrir un diálogo y reflexión sobre "la necesidad de dignificar el final de la vida". 

En coherencia con la visión de la persona humana de "la antropología cristiana" reafirman que "la vida es un don y por ello es un valor indisponible, tanto la vida de los otros como la propia". Por este motivo, dejan claro que son "contrarios al suicidio como a toda forma de atentado contra la vida", y propugnan una "muerte digna" para el enfermo. 

Acompañamiento espiritual y psicológico 

El tercer punto del documento reclama como prioritario una "Ley de Cuidados Paliativos" entre otras razones porque "la experiencia está demostrando que, donde existen Unidades de Cuidados Paliativos bien dotadas, las solicitudes de suicidios asistidos han disminuido claramente. En este aspecto consideramos que el acompañamiento psicológico y espiritual es de un valor a menudo infravalorado y que debería contemplarse como parte del proceso. Pensamos que no podemos dejar que las personas sufran de forma intolerable en el final de la vida". 

El cuarto punto de este documento se aleja del mensaje de la Iglesia Católica. Cristianos socialistas "entienden" como la mayoría de la sociedad, que puede haber "casos límites en que personas con apoyo familiar y médico decidan que deben practicar la eutanasia. Consideramos que no tiene lugar la sanción penal", y por eso, apoyan "una ley que permita la despenalización de la Eutanasia de acuerdo con un ordenamiento jurídico fundado en la protección de los derechos fundamentales" porque en su opinión, está dentro de la "libertad de la persona en conciencia. Por ello, entendemos que toda persona enferma, en situaciones excepcionales, debe tener garantizado el derecho a decidir, teniendo toda la información y apoyos sanitarios y sociales posibles, a seguir -o no seguir- viviendo". 

Situaciones límites 

En esta línea y para estos casos límites, piden asegurar las mayores garantías y se potencien "los Comités de Bioética hospitalarios, que ayuden a los profesionales enfermos y familiares a tomar la mejor decisión dentro de la lex artis, siendo la objeción de conciencia un contenido básico a reconocer al profesional médico. Consideramos que documentos como el testamento vital son positivos". 

Por último, como cristianos consideran que la despenalización de la eutanasia sin la regulación adecuada y garantista "puede ocasionar abusos graves en contra del más débil, de aquel que tiene menos recursos o menos representación, pudiendo convertir el final de la vida la opción menos difícil para los más desfavorecidos". 

Por último, afirman que el código penal no es necesariamente la vía adecuada para proponer y persuadir de una determinada antropología a la sociedad, como es la cristiana. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?