Iglesia-Estado

El centro judeo-cristiano repudia el acto neonazi con proclamas “el enemigo es el judío”

Esta entidad eclesiástica recuerda que el sacerdote lefebvrista que apoyó el acto, no está bajo la jurisdicción de la Iglesia Católica

Concentración neonazi en Madrid.
photo_camera Concentración neonazi en Madrid.

El Centro de estudios Judeo-Cristianos, incardinado al arzobispado de Madrid, única instancia oficial de la Iglesia Católica española dedicada a las relaciones con el judaísmo y el pueblo judío, se ha sumado a la Federación de Comunidades Judías de España, condenando las graves acusaciones antisemitas vertidas en una concentración el sábado 13 de febrero en Madrid. 

En un vídeo difundido por la revista digital La Marea puede verse a una mujer que, rodeada de una multitud que portaba símbolos neofascistas y nazis, dio una proclama en la que afirmó que “el enemigo siempre va a ser el mismo aunque con distintas máscaras: el judío.” Y añade: “Porque nada más certero que esta afirmación: el judío es el culpable, el judío es el culpable y la División Azul luchó por ello”.

El lefebvrista Javier Utrilla

Se da la circunstancia de que esta concentración estaba bendecida por el sacerdote lefebvrista Javier Utrilla. 

La directora ejecutiva del Centro de estudios, Mayte Rodríguez, explica en un comunicado que dicho sacerdote es miembro de la Hermandad de San Pío X, y que no está bajo la jurisdicción de la Iglesia Católica.

"El antisemitismo es absolutamente contrario a las enseñanzas de la Iglesia y a su misma identidad, porque nuestro Señor Jesús nació, vivió y murió como judío, y porque las raíces cristianas beben necesariamente del judaísmo (Romanos, 11)", afirma Rodríguez. 

En este sentido, el Centro de Estudios Judeo-Cristianos, como institución eclesiástica dedicada a dar a conocer las raíces judías del cristianismo y a promover el diálogo entre ambas confesiones, repudia del modo más enérgico el acto del pasado sábado.

Inverosímil y aborrecible 

"Resulta inverosímil y al mismo tiempo aborrecible que en pleno siglo XXI se reproduzcan escenas y prejuicios propias de hace poco menos de un siglo, con un vocabulario dogmático e irracional dirigido a los instintos más primarios del ser humano y que de modo desgraciadamente eficaz fue manejado por el nazismo", señala. 

Así mismo, Mayte Rodríguez afirma que estos actos no son aislados y que la escalada de antisemitismo es una "realidad cada vez más latente". Recuerda por ejemplo, que el pasado 23 de diciembre fue profanado el cementerio judío de Madrid con pintadas alusivas al período nazi.

"Relativizarlo, o desviar la mirada, solo animará a los perpetradores. Independientemente de la labor de formación y educación en valores y libertades en la que hemos de seguir profundizando, hemos de dar una respuesta firme y sin ambages, con todo el imperio de la ley, a todos aquellos que pretenden sembrar la semilla del odio, abusando de la libertad que nos garantiza el estado de derecho", concluye. 

Delito de odio

Por su parte, la Federación de Comunidades Judías de España han reclamado a la Fiscalía de Delitos de Odio que investigue de oficio los hechos y en su caso, persiga y condene los hechos delictivos.

"España refrendó en julio de 2020 su adhesión a la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA por sus siglas en inglés), que contempla como antisemitismo acusar a los judíos como colectivo de ser culpable de cualquier acontecimiento", ha recordado la Federación. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?