Iglesia-Estado

Cañizares, sobre la nueva ley del aborto: “No nos resignemos ante leyes inicuas”

Mons. Argüello: “Es una mala noticia.  El aborto afirma el derecho del fuerte sobre el débil, a la hora de eliminar una vida nueva en el seno de la madre”

Acto de colaboración entre la UCV y el Instituto Pontificio Juan Pablo II.
photo_camera Acto de colaboración entre la UCV y el Instituto Pontificio Juan Pablo II.

Los obispos españoles han reaccionado ante el proyecto de la nueva ley del aborto aprobado hoy por el gobierno. Luis Argüello, secretario general de la CEE, ha calificado el hecho de "mala noticia" mientras que el cardenal Antonio Cañizares, arzobispo de Valencia, ha hecho un llamamiento para no resignarse ante “leyes inicuas”. 

Líneas rojas 

Argüello hacía estas declaraciones en un vídeo en el que afirma que "la defensa y la promoción de la vida es una de las fuentes de civilización. Es una de las líneas rojas que expresan la salud moral, la esperanza de un pueblo: defender y promover la vida". 

Por esta razón, a los obispos españoles les parece "una mala noticia que hoy el gobierno haya aprobado un proyecto de ley del aborto donde se sigue afirmando el derecho al aborto, el derecho del  fuerte sobre el débil, a la hora de eliminar una vida nueva y distinta  que  existe en el seno de la madre". 

En este sentido, Mons. Argüello manifiesta que “los avances de la ciencia nos hacen poder afirmar con toda fuerza que en el seno de una mujer embarazada existe una nueva vida que es preciso cuidar,  acoger, defender". 

La Virgen y las leyes inicuas 

Por su parte, el cardenal Antonio Cañizares ha presidido en la Universidad Católica de Valencia (UCV) la celebración de la festividad de la Virgen de Fátima, patrona del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II para Estudios del Matrimonio y la Familia, “obra del gran papa san Juan Pablo II el Magno, grande en todos los sentidos, singularmente en su enseñanza y promoción de la familia”.  

“Estamos al borde de promover una ley más contraria a la vida todavía. La Virgen nos ayuda a que no nos resignemos ante leyes inicuas. Así defendemos también la familia, que nace de la vida, donde crece la vida y se protege la vida”, expresó el prelado valenciano, que es vice gran canciller de la sección extra-urbana de la Archidiócesis de Valencia de este centro de estudios. 

Colaboración entre la UCV y el Instituto Juan Pablo II 

Previo al acto académico, el rector de la UCV, José Manuel Pagán, y el vicepresidente de la sección valenciana del Juan Pablo II, Vicente Fontestad, firmaron un acuerdo de voluntades que garantiza la continuidad y dedicación del pontificio instituto en la impartición de los estudios teológicos sobre el matrimonio y la familia.  

Una decisión “gozosa”, en palabras de Cañizares, porque “en medio de las dificultades que atraviesa la familia en España, esta institución irradia la luz del evangelio de la vida, del evangelio de la familia, que es el evangelio de la esperanza y de la humanidad entera. No tengamos miedo, nos decía el papa Juan Pablo II. Todo lo contrario, seamos muy libres para anunciar la verdad, que se realiza en el amor”. 

“No es una postura confesional” 

En esta línea, el rector de la UCV, José Manuel Pagán, también dedicó unas palabras de agradecimiento a los profesores, pues “la tarea que realizan hoy más que nunca es fundamental: reforcemos desde la Universidad -a través, entre otros, del Instituto Juan Pablo II y del Observatorio de Bioética- la defensa de la vida y de la familia como santuario de la vida”. 

“La defensa de la vida desde la concepción no es una postura confesional: es un hecho científico que la vida humana comienza desde el momento de la concepción. Por eso es tan importante el papel que debemos jugar desde la Universidad. Urge promover una bioética personalista, que proteja especialmente a los más débiles e indefensos. No asumamos la cultura dominante que reconoce personalidad solo a quienes poseen autoconciencia. Advirtamos del error que supone esa concepción individualista de la libertad que hoy tanto se proclama, donde la sociedad se limita a un conjunto de individuos sin relaciones recíprocas. Seamos luz en este eclipse del sentido de Dios y de la dignidad del hombre”, alentó el rector. 

Proyecto menor garantista de Europa

La lección magistral corrió a cargo de Julio Tudela, director del Observatorio de Bioética de la UCV, quien aseguró que la ley del aborto que ayer comenzó su tramitación “es la menor garantista de Europa. Extinguir las conciencias parece un paso ineludible para garantizar el derecho a matar. Señalar y perseguir a los objetores que se niegan a abortar o practicar eutanasias parece posible si matar es reconocido como un derecho”. 

Tudela disertó sobre la vida humana naciente, su complejidad, su originalidad y la perfección de su programa de desarrollo. En ese contexto, ofreció datos tales como que más de 600.000 embriones humanos esperan congelados en España y más de 1.500.000 en EE. UU: “Solo un reducido número de ellos será implantado en el útero de sus madres o donados a otras mujeres para su gestación; el resto está condenado a su destrucción”, ha recordado. 

"La vida vencerá" 

En medio de este panorama, el profesor Tudela apeló a seguir la orientación del Magisterio de la Iglesia, que en la Instrucción Donum Vitae afirma que “la ciencia es un precioso servicio al bien integral de la vida y dignidad de cada ser humano”.

Asimismo, concluyó su ponencia con unas palabras del patrocinador de este Instituto, Juan Pablo II: “La vida vencerá: ésta es para nosotros una esperanza segura. Sí, la vida vencerá, puesto que la verdad, el bien, la alegría y el verdadero progreso están de parte de la vida. Y de parte de la vida está también Dios, que ama la vida y la da con generosidad”.  

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable