Iglesia-Estado

Bermejo, religioso camilo: "Cuando un marido ayuda a morir a su mujer enferma, tenemos que preguntarnos qué estamos haciendo para evitar acompañar en el sufrimiento"

El director del Centro de Humanización de la Salud afirma: "No hablamos de eutanasia, sino de homicidio, aunque sea por razones de compasión"

Ángel Herrera con su mujer, a la que ha ayudado a morir.
photo_cameraÁngel Herrera con su mujer, a la que ha ayudado a morir.

La despenalización de la eutanasia ha vuelto a cobrar protagonismo con el último caso sucedido en España. Ángel Hernández, de 70 años, ha ayudado a morir a su mujer, María José Carrasco, de 61 años, que padecía desde hacía 30 años esclerosis múltiple. Ella había pedido acabar con su vida. Así, ha grabado en un vídeo como la mata, acercándole un vaso con una pajita a su mujer, en el que contenía una sustancia letal.

Hernández, tras ser detenido el miércoles, ha sido puesto en libertad sin medidas cautelares, pero sobre el que pesa una imputación inicial por la supuesta comisión de un delito de cooperación al suicidio tras reconocer que le administró pentobarbital sódico. 

En una carta enviada a la asociación Derecho a Morir Dignamente, en la que exponía los hechos y en la que afirmaba que no se iba a esconder de su acto, reconocía que el trato que había recibido su mujer por parte de la Comunidad de Madrid en lo que se refiere a paliativos no fue el correcto, ya que cuando María José ingresó en diciembre de 2018 en la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Santa Cristina, sólo pudo permanecer 15 días.

Estaba a favor de los cuidados paliativos, pero también demandaba el derecho al suicidio asistido cuando una persona, como su mujer, así lo pide. 

En las redes sociales, muchos comentarios a favor de despenalizar la eutanasia. Pocas voces con argumentos en contra. 

Aunque sea por compasión

En declaraciones a Religión Confidencial, el religioso camilo, José Carlos Bermejo, un hombre que conoce el sufrimiento y alivia desde su Centro de Humanización de la Salud a muchas personas en fase terminal, pero siempre respetando la naturaleza, afirma:  "Cuando una persona ayuda a morir a otra que está enferma, la sociedad se tiene que preguntar qué está haciendo para evitar acompañar el sufrimiento y evitar todo el sufrimiento evitable".

Sobre este caso concreto, y desde el respeto y la compresión, señala: "Ciertamente, tanto la enferma como el esposo, vienen de un camino de inmenso sufrimiento. En todo caso, fuera del contexto sanitario, no hablamos de eutanasia, sino de homicidio o de ayuda al suicidio, aunque sea realizado por razones de compasión".

El Centro San Camilo ha pedido a los organismos públicos y privados un compromiso responsable hacia el cuidado de las personas, "por encima del lugar geográfico y su propia biografía". 

Vida sagrada hasta el final de la vida 

Los obispos, por su parte, ante las elecciones, han recordado la dignidad de la sagrada vida humana desde el inicio hasta su fin natural. El portavoz de los obispos, Luis Argüello, lo ha recordado también en un artículo en la revista Ecclesia: "Se promueve la eutanasia bajo el atractivo disfraz de muerte digna. La vida ha de ser protegida activamente, y en todo caso, promover el derecho-deber de la objeción de conciencia a los actos que quieran destruirla". 

PP y Vox son los únicos partidos políticos que rechazan una ley de despenalización de la eutanasia y solicitan una ley de Cuidados Paliativos Integral que evite decisiones ilegales. 

Muerte digna: paliativos, querido y cuidado

Una de las pocas voces discordantes contra la eutanasia que se ha manifestado en las redes sociales ha sido Antonio Moreno, responsable de la delegación de medios de la diócesis de Málaga: "Qué no te engañen, la eutanasia no es un avance en derechos y libertades; es la única válvula de escape para poder sostener un sistema incapaz de pagar pensiones, cuidados paliativos y camas hospitalarias. Pondrán un caso dramático para sensibilizarte, que caigas, y luego..."

Ha confesado en su perfil de Twitter que su padre falleció tras una larga enfermedad degenerativa hace dos semanas. "Tuvo cuidados paliativos. No sufrió dolor y murió querido y cuidado. Eso fue una muerte digna". 

.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?