Iglesia-Estado

68 escuelas dependen del Arzobispado

Colegios diocesanos valencianos recurrirán la supresión de conciertos en nueve centros

La tensión entre la Consejería de Educación (Compromís) y la enseñanza concertada ha aumentado por lo que consideran un recorte de las libertades

Vicent Marzà, conseller de Educación del Gobierno de Valencia.
photo_cameraVicent Marzà, conseller de Educación del Gobierno de Valencia.

La tensión entre la Consejería de Educación –el consejero es Vicent Marzà, de Compromís- de la Comunidad Valenciana y la enseñanza concertada ha aumentado al comunicar ahora el gobierno valenciano que en 9 centros diocesanos se reducirán unidades para el curso 2016-17. La Fundación Colegios Diocesanos denuncia que el denominado "arreglo escolar" de la Consellería, es en realidad un trasvase programado de la escuela concertada a la pública. 

Tal como ha expresado a Religión Confidencial Miguel Ángel Coello, gerente de la Fundación Colegios Diocesanos “San Vicente Mártir” – que integra un total de 68 centros escolares dependientes del Arzobispado de Valencia -, “esta decisión genera malestar e inquietud, pues no nos preocupa tanto el hecho de suprimir unidades si no hay alumnos, sino los criterios que se han aplicado".

Coello destaca que "en uno de los colegios afectados – en Catarroja - ya hay 18 alumnos matriculados en una unidad de 3 años que han decidido no concertar, por lo que ya se ve que ni ha habido trabajo conjunto ni un mínimo de respeto a las familias que los han matriculado”.

Los colegios diocesanos afectados por la supresión de aulas decidida por la Consellería son: el Colegio Claret (Xátiva), San Antonio de Padua (Catarroja), San Juan Bosco (Valencia), El Salvador (Alcoy), Sagrado Corazón de Jesús (Chella), "La Baronía" (Gilet), San Antonio Abad (Canals), Nuestra Señora del Socorro (Benetússer)  y Juan XIII (Burjassot).

El "arreglo escolar" de la Consellería

El gerente de la Fundación Colegios Diocesanos afirma que “no tiene sentido que se creen unidades en la pública cuando lo que de verdad se está buscando es un trasvase de alumnos de la enseñanza privada concertada a la enseñanza pública, totalmente en contra del texto constitucional”.

Asimismo, Coello subraya que “les sorprendió cuando la Administración habló de un arreglo escolar de forma conjunta para la enseñanza pública y la enseñanza privada concertada, a la vez que ha llevado a cabo una elevada creación de unidades en centros públicos”.

Como señala Coello a RC, “defendemos la libertad de elección de centro de las familias, son complementarias la pública y la privada concertada, y vamos a defender a las familias recurriendo esta supresión que ha hecho la Consellería”.

Contra los derechos de las familias

Por su parte, Vicente Morro, presidente de la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Valencia (FCAPA) opina que el denominado “arreglo escolar” anunciado por la Consellería, es un recorte directo en las libertades y derechos de familias y titulares de los centros educativos, y que estas cuestiones se deben tratar con más rigor y seriedad por parte de la Consellería, que se comprometió a un proceso conjunto para el estudio de las necesidades educativas".

"Al arreglo de la concertada se le hurta directamente la posibilidad de que sus alegaciones puedan recibir el apoyo y aval que sí han recibido, por el contrario, en alguna sesión de estudio las alegaciones efectuadas por los afectados del sector público, y esto no es un modo de trabajo conjunto", señala Morro.

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable