Familia

Presidente de la Conferencia Episcopal de USA lamenta el cierre de escuelas católicas por la pandemia

Mons. José Gómez afirma que debido a la crisis económica se han clausurado más de un centenar de las 6.000 escuelas católicas del país. Pide ayuda a la Casa Blanca

Niña sentada en su escritorio en la escuela St. Anthony en San Gabriel. (Cortesía de la escuela St. Anthony).
photo_cameraNiña sentada en su escritorio en la escuela St. Anthony en San Gabriel. (Cortesía de la escuela St. Anthony).

El presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, , arzobispo de Los Ángeles, ha escrito un artículo en la web de la archidióceis en el que muestra su preocupación por el futuro de las escuelas católicas de la ciudad, pero también de las norteamericanas. 

Señala que los colegios de Los Ángeles, están abiertas pero de manera online: las clases no son presenciales. "Creo que existe un amplio acuerdo en que lo mejor para nuestros niños sería que regresaran a sus aulas para recibir instrucción en persona", explica. 

Sin embargo, el gobernador Gavin Newsom ha prohibido la reapertura de la gran mayoría de las escuelas públicas e independientes de California en un esfuerzo por detener más brotes del coronavirus. 

El sistema escolar católico mayor de Estados Unidos 

Los Ángeles es el sistema escolar católico más grande de la nación, y "sentimos firmemente que nuestras escuelas son esenciales para la misión de la Iglesia de servir a la sociedad y promover la dignidad humana", afirma el arzobispo. 

Aproximadamente el 80% de los estudiantes provienen de familias minoritarias y el 60% de las escuelas están ubicadas en vecindarios urbanos o del centro de la ciudad. Casi el 20% de los niños no son católicos.

A pesar del futuro incierto y de muchas familias sin trabajo, el arzobispo se congratula de que el departamento de escuelas católicas de Los Ángeles, ha trabajado las 24 horas del día con maestros, directores, estudiantes y padres, y "estamos orgullosos de informar que tenemos 262 escuelas abiertas para el nuevo año académico y 66.000 estudiantes ansiosos y listos para aprender". 

Sin embargo, a Mons. José Gómez le apena que hayan tenido que cerrar dos escuelas primarias y que la inscripción haya bajado casi un 15% en las escuelas primarias y un 8% en las escuelas secundarias, "ya que a los padres les preocupa no tener suficiente dinero para pagar la matrícula". 

Por esta razón, el arzobispo agradece contar con el apoyo de "tantos generosos benefactores, que proporcionan fondos cruciales para nuestras instalaciones e infraestructuras escolares y hacen posible que otorguemos becas a estudiantes de bajos ingresos y minorías a través de nuestra Fundación de Educación Católica".  

El virus y la crisis económica 

Al arzobispo Gómez le preocupa, incluso antes de la pandemia, el aumento del número de alumnos que piden una beca. 

"Detrás de la caída actual en la matrícula está la realidad de que este virus ha devastado las economías locales y ha llevado a muchas de nuestras familias a la crisis. Junto con el dolor y la incertidumbre que está sufriendo nuestra gente, nuestras parroquias han estado esencialmente cerradas desde hace casi seis meses. Estimamos que las recaudaciones semanales de ofertorio han bajado alrededor del 40 por ciento, lo que significa que tenemos mucha menos capacidad para apoyar a nuestras escuelas y estudiantes necesitados", afirma. 

Lo que están experimentando en Los Ángeles se está sintiendo en todas las iglesias locales de todo el país. La recesión económica causada por la pandemia ya ha obligado al cierre permanente de casi 140 de las más de 6.000 escuelas católicas del país. Muchas otras corren el riesgo de cerrar, algunas que sirven a las comunidades más pobres del país.

Piden apoyo al Congreso 

"A principios de este verano dije que la pérdida de nuestras escuelas católicas sería una tragedia estadounidenseEsto es verdad. En las últimas semanas, mis hermanos obispos y yo hemos instado al Congreso y a la Casa Blanca a tomar medidas para ayudar a las familias y apoyar a las escuelas católicas y otras escuelas independientes", señala. 

El arzobispo Gómez hace un llamamiento a los líderes norteamericanos a "que se aseguren de que las escuelas católicas estén incluidas en cualquier paquete adicional de ayuda para el coronavirus, y que proporcionen becas de emergencia directas a los niños de bajos ingresos que asisten a escuelas católicas y otras escuelas independientes". 

Sacar a familias de la pobreza 

El presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos subraya que las escuelas católicas "han desempeñado durante mucho tiempo un papel importante en la construcción de vecindarios en el centro de la ciudad y en sacar a las familias minoritarias de la pobreza. Un estudio reciente señala que un niño negro o latino tiene un 42% más de probabilidades de graduarse de la escuela secundaria y dos veces y media más probabilidades de graduarse de la universidad si el niño asiste a una escuela católica", concluye. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable