La ministra brasileña de "los niños de azul y las niñas de rosa" mantiene "buena relación" con el movimiento LGTBI

Damares Alves, titular de Mujer, Familia y Derechos Humanos, pretende acabar "con el abuso del adoctrinamiento ideológico”

La ministra Damares Alves junto con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.
photo_cameraLa ministra Damares Alves junto con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Con apenas unos días en el cargo, Damares Alves, la ministra de Mujer, Familia y Derechos Humanos del gobierno brasileño del conservador Jair Bolsonaro, ha provocado una fuerte polémica que ha encendido las redes con sus primeras declaraciones públicas: "Es una nueva era en Brasil: los niños visten de azul y las niñas visten de rosa”, manifestó la ministra en un vídeo que se ha hecho viral, durante lo que parecía un festejo del inicio de una “nueva era” en Brasil.

Según informa Newsweek, Alves abogada y pastora evangélica, tiene uno de los cargos más delicados en el gobierno de Bolsonaro. Su nombramiento se atribuye al apoyo que las iglesias neopentecostales dieron al ex capitán del Ejército durante la campaña electoral.

Rechazo a la ideología de género 

Alves ya había mostrado en reiteradas ocasiones su rechazo a la llamada “ideología de género”, uno de los pilares de la cruzada conservadora que encabeza el ex capitán del Ejército Bolsonaro.  

Alves, contraria al aborto, declaró durante su discurso oficial que “el Estado es laico, pero esta ministra es terriblemente cristiana”, siendo interrumpida por aplausos de los asistentes al acto.

“En este gobierno, la niña será princesa y el niño será príncipe. Nadie va a impedirnos que llamemos a las niñas princesas y a los niños príncipes. Vamos a acabar con el abuso del adoctrinamiento ideológico”, manifestó. 

Pese a sus posiciones, Alves sorprendió en sus primeras declaraciones, al expresar su deseo de trabajar en armonía con la comunidad LGBT. 

“Las demandas LGBT son muy delicadas, pero mi relación con los movimientos LGBT es muy buena. Tengo entendido que es posible tener un gobierno de paz entre el movimiento conservador, el movimiento LGBT y los demás movimientos”, afirmó la ministra brasileña a la prensa. 

Un Brasil sin aborto 

Alves también está en contra del aborto. En sus primeras declaraciones manifestó su pretensión de "difundir políticas públicas que aún no han llegado a las mujeres (…) hacer un gran pacto por la infancia, que va a ser prioridad de este gobierno. El más grande y primer derecho es el derecho a la vida”, aseguró. 

“Queremos un Brasil sin aborto, que priorice políticas públicas y de planificación familiar, que el aborto no sea considerado como método anticonceptivo. El aborto, solo en casos necesarios y aquellos previstos por la ley. Creo que la legislación no debe alterarse”, agregó. 

En Brasil, el aborto no es punible cuando el embarazo pone en peligro la vida de la madre, cuando hay malformación del feto o cuando es consecuencia de una violación.

Alves es la segunda mujer en el gabinete de Bolsonaro, junto a la titular de Agricultura, Teresa Cristina. El equipo del presidente electo está integrado por militares, ministros económicamente liberales y moralmente conservadores, contrarios al aborto y a la “ideología de género-, su fe cristiana, su visión proestadounidense, antiglobalizadora y antiizquierdista. Y hasta su escepticismo respecto al cambio climático.

El futuro canciller Ernesto Araújo prometió limpiar el ministerio de Exteriores de todo vestigio de “marxismo cultural”; y el filósofo colombiano Ricardo Vélez Rodríguez, que ocupará Educación, opina que “quien define el género es la naturaleza”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable