Familia

Indignación ciudadana: “Es sectario suprimir ayudas públicas al asilo de Castellón que dirigen religiosas”

Tras supresión de ayudas de la Generalitat y del Ayuntamiento, unos voluntarios buscan donativos

A la entrada del Asilo de Castellón
photo_cameraA la entrada del Asilo de Castellón

El conocido popularmente en Castellón como el “Asilo” – Hogar Virgen de Lidón de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados – pasa por dificultades económicas, debido a la supresión de ayudas económicas tanto de la Generalitat Valenciana  como del Ayuntamiento de Castellón, desde que en ambas instituciones gobierna el tripartito socialistas-Compromís-Podemos.

Un grupo de voluntarios del Asilo ha lanzado una campaña para captar fondos para esta residencia de la tercera edad que lleva más de 170 años prestando sus servicios a 140 usuarios, mayores de 60 años y a quienes se acoge abonando la pensión que pueden aportar: “si una persona mayor tiene 400 euros de ingresos mensuales, por ejemplo, se le admite, y las religiosas afrontan la diferencia, con gran esfuerzo por su parte”, afirma un voluntario a Religión Confidencial.

Cuenta con 10 Hermanitas de los Ancianos Desamparados,  50 trabajadores y cerca de una treintena de voluntarios.

“Sectarismo escandaloso”

“Es un caso de sectarismo escandaloso, y todo porque lo llevan a cabo religiosas”, afirma un voluntario que afirma a RC que existe ahora “una movilización ciudadana para ayudar al Asilo, pues es muy necesario y hacen una labor impagable”.

La urgencia es para afrontar gastos de mantenimiento y gastos cotidianos, como por ejemplo mobiliario – camas o mesitas – o los trabajos que se están realizando en la actualidad. Quien quiera colaborar económicamente en esta obra social puede hacerlo a través de la cuenta ES31 2100 2775 9702 0011.

Esta residencia de la tercera edad goza con gran aprecio en la ciudad de Castellón, y hasta hace unos años las instituciones públicas colaboraban económicamente. Sin embargo, queda ya lejano el convenio que suscribió hace 11 años la Consellería de Bienestar Social por un importe de 777.000 euros, cuando gobernaba el PP en la Comunidad Valenciana.

Generalitat y Ayuntamiento suprimen suvenciones

Sin embargo, desde hace unos años las instituciones públicas – desde 2015 en manos del tripartito de izquierdas – han ido suprimiendo aportaciones económicas.

Hace 2 años, la Consellería de Igualdad y Políticas Inclusivas, de la que dependen los servicios sociales  y cuya consellera es Mónica Oltra (Compromís), suprimió el servicio del médico, por lo que las Hermanas cubren este importante servicio con fondos propios.

Este año el Ayuntamiento de Castellón – la alcaldesa es la socialista Amparo Marco, que gobierna con Compromís y Podemos – ha suprimido los 30.000 euros con los que ayudaba al Asilo. Hace años, era mayor la ayuda municipal. Desde el Asilo afirman que tuvieron que renunciar a esa ayuda “por condiciones inasumibles para la congregación que imponía el Ayuntamiento”.

Críticas del PP municipal

Begoña Carrasco (PP), portavoz  de su Grupo en el Ayuntamiento, ha calificado como “vuelta de tuerca más en la estrategia de asfixiar el trabajo que realiza la congregación por el simple hecho de estar ligada a la Iglesia”. Así mismo, ha subrayado que “otros colectivos no tienen tantos problemas para trabajar ni recibir subvenciones”.

Carrasco ha destacado, además, que tanto en 2018 como en 2019 el consistorio “cierra el año con superávit, por lo que no es comprensible que no atienda a una necesidad tan evidente y valorada como el Asilo”.

Hace unos días, una residencia pública de Castellón – Residencia Lledó – anunció por sorpresa que, debido a unas obras que se están prolongando más de lo debido, se debían trasladar los ancianos que quedaban a otra residencia pública de la provincia.

Esta decisión cogió por sorpresa tanto a los ancianos como a sus familias, que afirman tener la “garantía de la Consellería de que no se trasladarían durante las obras”, y esto ha generado un gran malestar, ya que, siendo una ciudad de 170.000 habitantes, se queda sin ninguna residencia pública, exceptuando la Residencia El Pinar que está a las afueras de la ciudad.

Oltra incumple sus promesas

La consellera Mónica Oltra lleva años prometiendo una residencia pública en Castellón, ante las carencias evidentes y que están sufriendo los castellonenses, pero no hay ninguna señal de que se vaya a llevar a cabo.

Ante esta llamativa falta de plazas de residencias públicas en Castellón, la Consellería tiene concertadas algunas plazas en residencias privadas de la ciudad, como es el caso del Centro Residencial Savia.

Desde los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Castellón han confirmado a este digital que “hay unas listas de espera considerables para ingresar en residencias públicas o concertadas en la capital, y ante urgencias ofrecemos residencias diseminadas por la provincia, aunque evidentemente  supone desarraigar y alejar a los ancianos de su entorno familiar”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?