Familia

Cáritas se vuelca con las familias sin recursos y los inmigrantes

Ha puesto en marcha la campaña “Esta Navidad más cerca que nunca”

Cáritas
photo_camera Cáritas

Esta Navidad más cerca que nunca” es el lema de la nueva campaña navideña de Cáritas España. “A pesar de la distancia física, de las mascarillas y de la frustración ante el coronavirus, queremos estar más cerca del dolor de muchas familias sin recursos, de las personas
que están sin empleo y con escasas oportunidades o de las personas migrantes que siguen
hacinándose en nuestras islas y en las costas sin que lleguen soluciones”, según Cáritas.

Cáritas invita a los españoles a realizar gestos gratuitos que ayuden y mejoren la vida de otras personas, que sirvan para aliviar la soledad y la tristeza, “para cuidar y acompañar y para hacer la vida más plena y feliz para todos”, señala la organización.

¿Por qué esta campaña?

En esta época de pandemia y distanciamiento físico, "Esta Navidad más cerca que nunca" propone a los católicos vivir el tiempo de Adviento recuperando su cercanía, con gestos ofrecidos a quienes más lo necesitan, a quienes se enfrentan a condiciones precarias debido a la pandemia y que cada día acceden a los recursos de Cáritas para satisfacer sus necesidades básicas. “Las familias sin recursos, las personas mayores que viven solas, las personas sin trabajo, las personas que viven en la calle y que no pueden refugiarse en el calor de sus hogares, las que se enfrentan al dolor de la pérdida de un ser querido, las que han perdido sus medios de vida debido a la pandemia y las que son migrantes”, añaden.

Cáritas invita a los católicos a ser como una "estrella que con su luz ilumina la esperanza a través de gestos generosos y sencillos que facilitan el encuentro, el diálogo y las oportunidades", y sugiere una serie de gestos concretos que podrían hacer que esta Navidad sea distinta para esas personas.

La cercanía es signo de la ternura de Dios

Ante la situación actual “todos necesitamos cercanía y ternura, y todos podemos ofrecerla”. “Esa ternura divina se sigue manifestando en la debilidad humana, en la pobreza y en los gestos de generosidad. La parábola del Buen Samaritano, donde hay alguien que es capaz de inclinarse ante el herido para socorrerlo y cuidarlo, nos ayuda a descubrir que el lugar teológico de la ternura de Dios son nuestras heridas y fragilidades, ahora tan evidentes”, afirma Cáritas.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes