Está pasando

Voces contra la eutanasia: la ley presionará a los más dependientes para que "decidan" quitarse de en medio

Médicos canadienses advierten: el número de facultativos que administran cuidados paliativos ha caído tras la legalización de la eutanasia

Eutanasia.
photo_camera Eutanasia.

Con 198 votos a favor, 138 en contra y 2 abstenciones, el Pleno del Congreso aprobó ayer el dictamen de la Comisión de Justicia sobre la Proposición de Ley Orgánica de regulación de la eutanasia, la cual será remitida al Senado para continuar con su tramitación parlamentaria. PP, Vox y UPN han votado en contra. Ciudadanos a favor.  

Son muchas las voces que estos días se están posicionando en contra de la eutanasia emitiendo argumentos dirigidos a defender la libertad de las personas. Y digo libertad de las personas, porque en estos momentos muchos enfermos incurables se plantean, con temor, si el Gobierno va a emplear recursos y dinero a cuidarles, a aliviarles su sufrimiento para proporcionarles una "vida digna" en lugar de presionarles para que pidan "una muerte digna". 

"Mi vida es mía" 

Los partidarios de la eutanasia esgrimen que "mi vida es mía y me la quito cuando quiera", aunque la eutanasia obliga a los médicos a matarles en aras de la humanidad, la compasión y de su libertad.

Pero aquellos que son contrarios a esta ley resbaladiza, también aclaman: "Mi vida es mía y aunque esté gravemente enfermo, no quiero que ningún Estado me obligue, aunque sea soterradamente, a pedir la eutanasia. Yo quiero morir cuando la naturaleza lo dicte", (ni siquiera se menciona a Dios en este argumento, que podría ser también muy válido).  

Seis años con ELA 

Que se lo digan a Jordi Sabaté, un joven de 36 años que convive desde hace algo más de seis con una enfermedad mortal e incurable, una Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). 

Espero que el Gobierno recapacite y nos ayude a que podamos seguir viviendo y que se inviertan todos los recursos sociales y económicos por la vida. Si esto lo hacen, un 99 por ciento de los enfermos no acudirían a la eutanasia. Nadie quiere morir si tienen ayuda”, ha explicado a COPE gracias a su máquina de infrarrojos que lee el movimiento de sus ojos.

¿Invertirá ahora el Gobierno en Jordi y en los miles y miles de enfermos incurables, sufrientes y discapacitados que hay en España? O por el contrario, ¿se ahorrará el Estado el presupuesto en cuidados paliativos? 

Una ley peligrosa para las personas más desfavorecidas

Manuel Martínez Selles, jefe de la sección de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón y Presidente del Colegio de Médicos de Madrid, no para de alzar su voz contra esta ley. 

 "Cuesta creer que se intente vender la eutanasia como progresista o de izquierdas. Va a suponer un recorte y es peligrosa para las personas más desfavorecidas y los pacientes más débiles". "La eutanasia retira la autonomía a los pacientes y sobre todo a los más débiles que están en peor situación socioeconómica que se ven presionados bajo estas leyes para solicitarla". "En lugar de impulsar una ley de cuidados paliativos que permitiría paliar el sufrimiento de estos pacientes, con la ley de eutanasia se propone matarles que es algo totalmente inaceptable", ha dicho en el programa el Cascabel de TRECE. 

El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) ya emitió un comunicado al respecto en el que reafirma su compromiso con la vida humana, la dignidad de la persona y el cuidado de su salud. 

Eutanasia no es humanizar 

Otra persona que lleva media vida dedicado a bien morir a los enfermos es José Carlos Bermejo, religioso camilo y director General del Centro de Humanización de la Salud. 

En su artículo "Eutanasia no es humanizar", asevera: "Es momento de duelo, de penosa observación de cómo se ha secuestrado el debate, de cómo se manipula a la sociedad con casos extremos, de cómo no se tiene en cuenta el terrible poder seductor que provocará la ley de la eutanasia a los más frágiles y necesitados de cuidados. Necesitamos sentirnos desafiados a cuidar, a argumentar, a paliar, a acompañar, no a incluir en la cartera de servicios de prestaciones sanitarias, un deseo de unos pocos, que nunca podrá justificar la conversión del mismo en derecho individual y en obligación del Estado de garantizarlo. Queda mucho por hablar y probablemente, penosas situaciones que contemplar. Humanizar será siempre aliviar el sufrimiento, paliarlo, acompañarlo, pero respetando la inviolabilidad de la vida humana". 

Presión sobre los más dependientes 

Otra voz que ha esgrimido su preocupación sobre la ley de la eutanasia es José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián: "Una ley de eutanasia se traduce en una sutil y tenaz presión sobre los más dependientes para que "decidan" quitarse de en medio..."

O José María Rodríguez Olaizola, SJ: "Cada vez que leo frases que dicen que la eutanasia es progresista y avanzada, me cruje la entraña. A mí me parece una opción medieval y propia de un estado inhumano, que elige un atajo sin siquiera haber recorrido el camino de los paliativos". 

Y la Fundación Jérôme Lejeune: "La aprobación de la ley de hoy, debe movernos a proteger aún más si cabe, de manera individual y colectiva al débil. Ley y moral no siempre van de la mano desgraciadamente. Ahora nos toca dar la batalla del amor". 

La preocupación de los médicos en Canadá 

España es el sexto país del mundo en legalizar la eutanasia junto a Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Canadá y Colombia.  El Parlamento canadiense ha emitido un informe.....¿ciertamente humano?. Dicho estudio informa de los millones que se ahorra el Estado con la eutanasia en vez de los cuidados paliativos. 

Otro artículo titulado "La eutanasia en Canadá: una historia de advertencia", arroja una serie de situaciones escalofriantes que se están produciendo en el país. Se trata de un escrito de un grupo de médicos que, "a raíz de la legalización de la eutanasia y del suicidio médicamente asistido (EAS) en Canadá, quizá nos veamos obligados a dejar de practicar la medicina o emigrar para poder continuar la práctica de la medicina hipocrática centrada en el paciente". 

Entre otros hechos que se suceden en el país, estos médicos constatan que "el número de médicos de Quebec que administran cuidados paliativos ha caído tras la legalización de la eutanasia" y por este motivo "los pacientes están eligiendo la eutanasia porque no hay cuidados paliativos adecuados disponibles". 

Y dicen: "Nos inquieta y apena la historia de una joven de 25 años discapacitada en crisis aguda en una sala de emergencias, que fue presionada a considerar el suicidio asistido por el médico que la atendió y que llamó a su madre "egoísta" por protegerla". 

"Nos inquieta y enfurece escuchar que las autoridades hospitalarias denegaran a un enfermo crónica, severamente discapacitada, la atención que necesitaba, y le sugirieron la eutanasia y el suicidio asistido en su lugar", son algunas de sus preocupaciones. 

Y concluyen: "Como canadienses, nos entristece esta situación, pero esperamos que nuestras experiencias y observaciones sirvan como advertencia para nuestros colegas de otros países y sus pacientes. Lo más importante: la Asociación médica mundial debe reconocer que sumarse al cambio radical que se está produciendo en la cultura médica en Canadá es desaconsejable". 

Ahí queda la advertencia. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?