Está pasando

Primera semana de confinamiento. Así han hablado los obispos

Diversas diócesis han puesto al servicio de las autoridades recursos de la Iglesia para acoger a personas afectadas

Comisión Ejecutiva de la CEE
photo_cameraComisión Ejecutiva de la CEE

"Han pasado ocho días desde que fue declarado el estado de alarma en nuestro país y catorce desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró oficialmente que el coronavirus era una pandemia, un problema global ante el que todos los países iban a tener que poner mucho de su parte para combatirlo. Otras pandemias ya golpearon a la humanidad a lo largo de la historia, pero era difícil imaginar que en una época de tantos avances en el campo de la biotecnología, íbamos a ser sacudidos de esta manera por un pequeño virus. Esta pandemia está produciendo una importante crisis sanitaria y acabará ocasionando una crisis económica de grandes dimensiones, que afectará sobre todo a los más pobres y vulnerables", 

Estas son las palabras del obispo de TerrassaJosé Ángel Saiz Meneses, en su carta de ayer, palabras que resumen esta primera semana de confinamiento de todos los españoles en sus casas. 

Durante esta semana, los obispos españoles no han cesado de dirigir palabras de aliento a sus feligreses. Pero además de palabras, desde sus diócesis están implementando algunas medidas sociales y espirituales para acompañar a los católicos en particular y a todos los ciudadanos en general en esta crisis sanitaria. Entre ellas, una de las más importantes desde el punto de vista espiritual: emitir misas on line en directo desde las web de sus diócesis. 

Dos obispos afectados por el coronavirus 

Ya son dos obispos los afectados por coronavirus: el primero de ellos el de Ávila, José María Gil Tamayo  como informó ayer Religión Confidencial. Antes de que fuera ingresado, Gil Tamayo ha estado subiendo a su perfil de Twitter vídeos de apoyo, en especial para todos los sanitarios y otros profesionales que en estos días no pueden confinarse en sus casas por sus trabajos de servicio a los ciudadanos. Además, de estas palabras de aliento del obispo, el Centro de Orientación Familiar de la diócesis de Ávila ha ofrecido cinco pautas para una buena convivencia familiar en estos días de confinamiento. 

El segundo obispo afectado por el coronavirus ha sido el de PalenciaManuel Herrero Fernández, que continua ingresado en el Hospital Río Carrión al presentar el sábado un cuadro de fiebre alta, según ha informado el obispado. 

Religión Confidencial ha seleccionado algunos mensajes relevantes que han emitido en estos días los obispos españoles, principalmente los que forman parte de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Española, es decir, los obispos que tienen más peso entre los prelados españoles.   

Recursos de la Iglesia a disposición del Gobierno 

El presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, ha declarado a Europa Press que ha puesto a disposición del gobierno y de distintas consejerías de Salud los recursos y materiales que sean necesarios.

En su carta dominical de ayer, titulada "Fraternidad, confianza y oración", Omella reflexiona sobre el coronavirus que "ha puesto en jaque a nuestro mundo: la economía, la política, la religión, la sanidad pública, las escuelas, las universidades, los lugares de trabajo, etc. A todos nos entra miedo, una cierta dosis de incertidumbre, parecida a la que tenían los apóstoles cuando navegaban en el lago de Tiberíades y un fuerte viento zarandeaba la barca hasta el punto de ponerla en riesgo de hundirse".

Omella invita a que "este tiempo de reclusión, es también una oportunidad. Que no nos roben todo el tiempo las tecnologías. Dediquemos tiempo para repasar nuestra vida, para pensar hacia dónde y cómo queremos orientar el resto de nuestras vidas en este mundo, a la espera del encuentro definitivo con Dios". 

Osoro agradece a los sacerdotes estar con la gente 

Por su parte, el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro ha emitido un mensaje de vídeo desde la capilla de su casa, donde tanto tiempo está pasando estos días de confinamiento por la pandemia del coronavirus, y ha agradecido  a los sacerdotes y a Cáritas Diocesana de Madrid por seguir haciendo presente el amor de Jesucristo.

Osoro subraya que los presbíteros son "testigos de la esperanza" y que están "arriesgando la vida por estar junto a la gente", hasta el punto de que algunos incluso están contagiados por COVID-19. Valora en ellos "una forma eucarística de entender la vida: identificados de tal manera con Jesucristo, damos la vida por amor a todos sin excepción" y así viven "la comunión".

"Hemos cerrado iglesias pero no la entrega cristiana"

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, miembro también de la Comisión Ejecutiva agradeció ayer en su carta pastoral titulada "La crónica cristiana ante la pandemia" la labor de Cáritas que sigue atendiendo "a tantos pobres con todas sus carencias. Hemos cerrado las iglesias, pero no la entrega cristiana que sigue haciéndose testimonio del verdadero amor en nuestros centros de acogida, albergues y cocinas económicas. Jóvenes de nuestras parroquias que se ofrecen a hacer la compra a los que por edad o enfermedad no pueden salir. Todo un himno a la esperanza por el que damos gracias, al tiempo que seguimos pidiendo la Gracia de saber estar a la altura de esta circunstancia, para lograr leer en estos inesperados renglones torcidos la historia hermosa que con nuestra pequeñez quiere contar Dios". 

Por su parte, el obispo de Bilbao, Mario Iceta, ha publicado un tercer decreto dirigido a la diócesis en el que señala que se han facilitado a las autoridades civiles “instalaciones e inmuebles para la atención de personas afectadas en esta pandemia”.

En este sentido, se dice que "se ha activado ya, la habilitación de un inmueble perteneciente a una congregación religiosa" y las autoridades están estudiando "el acondicionamiento de otros inmuebles para un futuro próximo". Se pide también sumarse a la campaña especial de Cáritas: www.lasolidaridadnocierra y se deroga la disposición sexta del decreto en el que se disponía "la apertura de templos para la oración personal".  

"¡No se han suprimido las misas!" 

El último tweet del secretario general de la Conferencia Episcopal, Luis Arguello dice: "En tiempo de coronavirus: gratitud por el servicio de todos los que trabajan en la sanidad, colaboración de políticos y ciudadanos al servicio del bien común, reflexión sobre nuestra fragilidad, ensayo de otra forma de vivir, solidaridad con quienes sufren habitualmente, oración". 

Especial atención merece también la  carta del obispo auxiliar de Getafe, José Rico Pavés, ante la decisión de la mayoría de las diócesis españolas de suprimir las Eucaristías con público, a raíz de la emergencia sanitaria de nuestro país. Pavés quiso iluminar las confusiones que se producen entre los fieles sobre la Eucaristía y recordó que: "¡No se han suprimido las Misas!", porque "cerrar los templos no significa haber dejado a los fieles sin los frutos infinitos del Sacrificio Redentor de Cristo que se actualiza en el altar". 

Por su parte, el obispo de Málaga, Jesús Catalá, miembro también de la Ejecutiva, ha dicho en su ultima carta pastoral .titulada "Vivir la fe inmersos en la pandemia" : "Esta nueva experiencia nos obliga inevitablemente a dejar lo superfluo, para centrarnos en lo que es esencial para nuestra vida y dirigir nuestra mirada a Dios, como fundamento de nuestra existencia; porque estamos llamados a vivir su Amor por toda la eternidad y en eso consiste la felicidad verdadera".

Volver a renacer 

Por su parte, el arzobispo de Toledo, Francisco Cerro ha escrito un decálogo para vivir estos momentos difíciles en el que une obediencia a las autoridades sanitarias, cuidar a nuestros mayores y rezar al buen Dios. 

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla también ha emitido un vídeo reflexionando sobre el coronavirus: "En esta Europa nuestra que nos sentimos tan a gusto por el Estado del bienestar, entra en crisis de una manera inesperada. ¿Acaso este microorganismo forme parte de una providencia en la que estemos llamados a renacer?", se pregunta.  

Acompañar a las familias en su duelo 

Por su parte, la archidiócesis de Burgos ha habilitado teléfonos para acompañar en el duelo a las familias que pierden a un ser querido y ha creado una bolsa de solidaridad para sepultar a los difuntos.

Así mismo, al igual que otras diócesis, a través de sus Centros de Orientación Familiar, ofrecen durante estos días un servicio profesional de atención psicológica para ayudar a todas aquellas personas que necesiten apoyo emocional de cualquier tipo. 

La diócesis de Getafe por su parte, ha establecido un sistema telefónico para poder contactar con los capellanes de los centros hospitalarios. 

Seminarios que acogen a ancianos 

El Seminario de la diócesis de Urgell acoge desde el viernes un total de 18 personas mayores de la residencia asistida y de la unidad sociosanitaria de la Fundación Sant Hospital (FSH) de La Seu d’Urgell. A lo largo del viernes se hizo el traslado hacia la 3ª planta del edificio del Seminario, que ha cedido gratuitamente la diócesis, en una zona totalmente independiente del edificio.

Así mismo, Caritas ha convertido el Seminario de Valladolid en Albergue para hospedar a personas sin techo. También el arzobispo de Valencia, cardenal Antonio Cañizares, ha ofrecido templos y casas de ejercicios para la asistencia sanitaria. 

Iniciativas de la CEE

La Comisión Ejecutiva de la CEE ha propuesto dos iniciativas concretas en estos días "de singular y dolorosa experiencia ciudadana y eclesial, a la que nos ha llevado la pandemia del coronavirus": el toque de campanas a las 12 de la mañana y una oración al final del Ángelus, por los enfermos contagiados y sus familiares, por los trabajadores de todos los centros y servicios sanitarios y todos los servicios públicos, por personas de riesgo, por las familias y educadores, por los que carecen de hogar, por las autoridades públicas,  y por los sacerdotes, los monasterios de vida contemplativa y la vida consagrada, que "con su oración y entrega siguen dando esperanza a todos los ciudadanos".

Además, pide que al finalizar el Ángelus «digamos juntos estos días y a esa hora la oración del Papa Francisco: "Oh, María, Tú resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y esperanza. Nosotros nos encomendamos a Ti, salud de los enfermos, que ante la Cruz fuiste asociada al dolor de Jesús manteniendo firme tu fe. Tú, Salvación de todos los pueblos, sabes lo que necesitamos y estamos seguros de que proveerás para que, como en Caná de Galilea, pueda regresar la alegría y la fiesta después de este momento de prueba". 

Así mismo, la Conferencia Episcopal Española se ha unido a la convocatoria de la Conferencia Episcopal de Portugal para el rezo del Rosario que tendrá lugar el próximo miércoles día 25 de marzo, Solemnidad de la Anunciación del señor, en Fátima a las 19.30 h. por las víctimas del coronavirus, sus familiares, personal sanitario, etc. El acto estará presidido por el obispo de Fátima, Card. António dos Santos Marto.

Al finalizar el rezo del santo Rosario, el Card. Patriarca de Lisboa, Manuel Jose do Nascimento Clemente hará la consagración de toda la península Ibérica, España y Portugal, y sus respectivas islas al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María, a la que se tiene una devoción arraigada en tantas diócesis.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable