Está pasando

La industria del aborto, Planned Parenthood, celebra la presidencia de Joe Biden

El segundo presidente católico de Estados Unidos, se ha enfrentado a las críticas de los obispos estadounidenses por prometer fondos federales para el aborto

Cartel de Planned Parenthood felicitando a Joe Biden.
photo_camera Cartel de Planned Parenthood felicitando a Joe Biden.

El próximo presidente de Estados Unidos, el demócrata Joe Biden, de 78 años, será el segundo católico en ser elegido presidente de USA. El primero fue el presidente John F. Kennedy.

Algunos medios de comunicación de la Iglesia, como la Cope, han elogiado como la fe de Biden le ha ayudado a seguir adelante en sus dramas familiares (la muerte de su primera mujer e hija en un accidente de tráfico, el fallecimiento de otro hijo de cáncer, además de una cirugía casi mortal). 

En dicha información, se destaca también la simpatía que tiene Biden por el Papa Francisco, citándole durante su campaña electoral y recalca: "Hay muchas factores que unen al próximo presidente norteamericano con la Santa Sede, que van desde temas como acoger a los inmigrantes y a los refugiados". 

Omisión al apoyo abortista 

Sin embargo, en esa misma noticia, omite el apoyo de Biden a la industria abortista, algo que le ha enfrentado a las críticas de los obispos estadounidenses por una agenda política que incluye una mayor protección legal y fondos federales para el aborto. 

De hecho, la multinacional abortista Planned Parenthood se ha congratulado por la elección de Joe Biden y ha expresado en sus redes sociales: "Votaste por el cambio. Votaste por tu futuro. Votaste por Joe Biden. El trabajo acaba de comenzar. Hoy lo celebramos; mañana, nos ponemos a trabajar". 

Por su parte, Vatican News, el portal informativo del Vaticano, ha resaltado en una información titulada "Joe Biden hacia la Casa Blanca mientras Trump anuncia que hará apelaciones"  que Biden "se compromete a llevar a los Estados Unidos de vuelta al acuerdo climático de París tan pronto como sea elegido". Ni una palabra sobre su apoyo al aborto. 

"Vergüenza para el catolicismo" 

La revista jesuita America Magazine, resalta así mismo, que algún sacerdote le ha negado la comunión a Biden por su apoyo al aborto e incluso otros líderes de la iglesia dijeron que los católicos no podían votar por Biden debido a su apoyo al derecho al aborto, incluido un sacerdote en Mississippi que dijo desde el púlpito que "Joe Biden es una vergüenza para el catolicismo"

En cambio, también resaltan otros valores católicos de Biden como la justicia social, "amar a nuestros vecinos como a nosotros mismos, ser los guardianes de nuestros hermanos y hermanas y trabajar para garantizar que todos tengan la oportunidad de alcanzar su potencial dado por Dios". 

Un mundo con más justicia 

Ls revista americana de los jesuitas también ha publicado una extensa información sobre la fe de Joe Biden. Por una parte, destacan del próximo presidente de EE.UU lo que dijo el senador Chris Coons, un demócrata de Delaware, en la Convención Nacional Demócrata de este verano : “La fe de Joe trata realmente de nuestro futuro, de un mundo con menos sufrimiento y más justicia, donde somos mejores administradores de la creación, donde tenemos una más justa política de inmigración y donde denunciamos y confrontamos los pecados originales de esta nación, los pecados de la esclavitud y el racismo. Joe sabe que estos son temas centrales en esta elección. Y para él, están arraigados en la fe".

Aún así, Biden ha tenido que lidiar con críticos que señalan que su apoyo al derecho al aborto y al matrimonio entre personas del mismo sexo lo pone en desacuerdo con las enseñanzas de su iglesia. 

Sobre su apoyo al aborto, el mismo Biden ha dicho: “Estoy dispuesto a aceptar que el momento de la concepción es una vida humana. Pero no estoy preparado para decirle eso a otras personas temerosas y no temerosas de Dios".

Lo que sí está claro es que su vicepresidenta, Kamala Harris, es una defensora a ultranza del aborto. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable