Está pasando

Cardenal Pell: el Papa “tendrá que hablar” contra el Sínodo alemán

Recuerda que él firmó, junto con 80 obispos de los cinco continentes, una carta advirtiendo que el Camino Sinodal conducirá “inevitablemente” a un “potencial de cisma”

Cardenal Pell en Sky News.
photo_camera Cardenal Pell en Sky News.

El cardenal George Pell ha concedido una nueva entrevista al Catholic Herald. Entrevistado por Gavin Ashenden un converso católico y ex capellán de la reina Isabel II, llamó la atención sobre el sínodo de Alemania y afirmó que el Papa “tendrá que hablar” contra el “camino sinodal” y reafirmar la enseñanza católica.

“La Iglesia Católica, a diferencia de las comuniones ortodoxa y anglicana, tenemos un instrumento que creemos ordenado por Dios: Pedro, el hombre de la roca”, dijo el cardenal Pell. “El papel especial del papado es mantener la pureza de la Tradición Apostólica y mantener la unidad de la Iglesia en torno a esa tradición. Entonces, confío en que el Santo Padre hablará”, recoge LifeSiteNews. 

Homosexualidad 

El cardenal australiano y prefecto emérito de la Secretaría de Economía del Vaticano condenó el Camino Sinodal Alemán, que pretende revisar la ordenación de las mujeres y la moral sexual después de la crisis de los abusos sexuales de sacerdotes en Alemania.  

Un documento aprobado por los participantes en el Sínodo de alemania, en una votación de 174a 22  pide una "reevaluación" de la enseñanza de la Iglesia contra la homosexualidad y la revisión del Catecismo de la Iglesia Católica, afirmando que los actos homosexuales "no son pecado".

Carta abierta de los obispos contra el sínodo alemán 

El cardenal Pell hizo referencia a la  reciente “carta abierta fraterna” a los obispos alemanes firmada por él y más de 80 prelados de los cinco continentes advirtiendo que el Camino Sinodal conducirá “inevitablemente” a un “potencial de cisma”Los obispos de Escandinavia y el presidente de la conferencia episcopal polaca han emitido cartas similares.

La carta de corrección fraterna, que el cardenal Pell calificó como “una iniciativa de enorme importancia”, tiene como objetivo alentar tanto a los fieles como al Papa a defender la doctrina católica, dijo.

“Recuerda a nuestro pueblo que, por ejemplo, sobre la cuestión de las mujeres sacerdotes o la actividad homosexual, la situación no es turbia ni clara, donde las personas pueden elegir entre una variedad de opciones”, afirmó el cardenal australiano.

Citó una conversación informada por un amigo italiano en la que una abuela italiana le dijo a otra que su nieto había entrado en una relación homosexual. “Ah, sí, pero hasta la Iglesia ahora dice que eso está bien”, respondió la otra abuela.

“Bueno, tenemos que hablar para dejar claro que esa no es la enseñanza cristiana”, dijo el cardenal Pell.

Doctrina de la Fe y herejía 

El cardenal australiano considera que esta carta es un estímulo para "el Santo Padre y quizás para la Congregación para la Doctrina de la Fe. Esta carta asegura [al Papa Francisco], por supuesto, que la abrumadora mayoría de los obispos católicos en todo el mundo están con la Tradición. Eso será una garantía importante para él”.

El cardenal Pell criticó una vez más al cardenal Jean-Claude Hollerich, a quien el papa Francisco nombró para dirigir el Sínodo de la sinodalidad y quien recientemente afirmó que la milenaria condena de la sodomía por parte de la Iglesia ahora es “falsa” porque “el fundamento sociológico-científico de esta enseñanza es ya no es correcto.”

En una carta del 15 de marzo, el cardenal Pell instó al Vaticano a censurar tanto a Hollerich como al obispo George Bätzing, presidente de la conferencia episcopal alemana, por su “rechazo total y explícito de las enseñanzas de la Iglesia católica sobre ética sexual”.

“No veo cómo es posible que un hombre que enseña una herejía explícita, por ejemplo, sobre la moralidad sexual, pueda ser el relator, el principal impulsor del sínodo”, dijo el cardenal Pell. 

Así mismo dijo que gran parte de la “desintegración” de la sociedad, también señaló el cardenal Pell, tiene sus raíces en la ruptura de la familia, particularmente debido a las “consecuencias sociales revolucionarias” de la píldora anticonceptiva.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?