En voz baja

Qué pasa en Almería

monseñor Adolfo González Montes
photo_cameramonseñor Adolfo González Montes

Es muy posible que en la lógica hiperactividad del Nuncio de Su Santidad en España, monseñor Bernardito Cleopas Auza, durante estas pasadas semanas le haya aparecido, entre otros muchos temas, uno delicado, la diócesis de Almería.

Cuestión que está presente en la mesa de dirección de varias entidades financieras y que comienza a trascender más allá de los habituales círculos eclesiásticos, como ha podido comprobar Religión Confidencial.

De hecho, tanto en Roma como en la Conferencia Episcopal suele ser ya un lugar común. En concreto se habla de la grave situación económica por la que atraviesa esta diócesis cuyo obispo, desde el año 2002, es monseñor Adolfo González Montes.

Hasta tal punto que algunas fuentes consultadas apuntan a una intervención de la Santa Sede en esa diócesis andaluza. Algunas gestiones últimas de un alto cargo de la Iglesia en España han pretendido amortiguar el efecto que produciría una medida de la Santa Sede sobre esta diócesis y, también, sobre su obispo. El empeño de exonerar al actual obispo de su responsabilidad en determinadas inversiones y operaciones fallidas realizadas en los últimos años es muy fuerte.

Monseñor Adolfo González Montes llegó a Almería después de haber sido obispo de Ávila, diócesis en la que le acompañó la polémica por algunas medidas tomadas en la Universidad Católica, fundada por el hoy arzobispo de Valencia, cardenal Antonio Cañizares.

Quienes defienden las medias tomadas por el actual obispo de Almería para aminorar los problemas económicos recuerdan la ayuda económica que desde la Conferencia Episcopal se ha prestado, en los últimos años, a otras diócesis con problemas, como es el caso de Orense.

O se refieren a las dificultades que atraviesan en la actualidad algunas otras. Incluso hay quienes responsabilizan a los anteriores cargos diocesanos de la Almería de la actual situación.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable