En voz baja

El Papa Francisco se une al hermanamiento de los santuarios de Guadalupe de Toledo y México

El Papa Francisco se une al hermanamiento de los santuarios de Guadalupe de Toledo y México.
photo_camera El Papa Francisco se une al hermanamiento de los santuarios de Guadalupe de Toledo y México.
El cardenal Aguiar recibe una talla de la Morenita de las Villuercas.
El cardenal Aguiar recibe una talla de la Morenita de las Villuercas.

Los arzobispos de Toledo y México han firmado el hermanamiento entre los santuarios de Guadalupe en una ceremonia celebrada en la basílica del Real Monasterio de Santa María de Guadalupe (provincia e Cáceres). 

La ceremonia litúrgica ha sido presidida por el Arzobispo de Toledo y Primado de España, Mons. Francisco Cerro Chaves, quien ha estado acompañado por el Arzobispo Primado de México, Cardenal don Carlos Aguiar.

Al finalizar la Eucaristía, los arzobispos primados de España y México han firmado el documento de hermanamiento de ambos santuarios y se han regalado mutuamente una imagen de la Virgen de Guadalupe. Mons. Cerro ha donado a Mons. Aguiar una talla de la Morenita de las Villuercas, mientras que el Primado de México ha regalado al Arzobispo de Toledo un lienzo de la imagen de Ntra. Sra. de Guadalupe, con las mismas medidas de la imagen que se custodia en la basílica mexicana del Cerro del Tepeyac. 

El Santo Padre, en su mensaje dirigido a Mons. Francisco Cerro, con motivo del hermanamiento de ambos santuarios, subraya que “María, nuestra Madre, es siempre para su Pueblo vínculo de comunión. Tanto la Escritura como la tradición apostólica nos la muestran convocando a los apóstoles y a la comunidad en torno a Ella, en un clima de oración”. 

Mons. Francisco Cerro, Arzobispo de Toledo, en su homilía, comentó: â€œNos hemos puesto aquí, como Gil Cordero y como san Juan Diego, ante la imagen de la Virgen María, pidiendo que nos ayude” ha recordado don Francisco, quien ha explicado que el acto de hermanamiento es recordar que María “es río de gracia y consuelo para el pueblo” porque, en palabras del Primado de España: “La devoción a María nos ayuda a no perdernos lo mejor de la vida: Jesucristo”.

Por su parte, el cardenal don Carlos Aguiar ha expresado, al finalizar la Eucaristía, que “la misión de María no termina hasta que la humanidad no sea redimida en su totalidad”.

El cardenal Aguiar besa la Virgen de Guadalupe.
El cardenal Aguiar besa la Virgen de Guadalupe.

 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?