En voz baja

Las mochilas, en el punto de mira de la seguridad en la misa de la Virgen de la Paloma

El pasado 6 de agosto comenzó la novena de la Virgen de la Paloma. El 15 de agosto se celebró en el ruedo de la plaza de toros de Las Ventas la tradicional Misa en honor de la Virgen de la Paloma. La Eucaristía, que dio comienzo a las 10:30 horas, y fue oficiada por el capellán de la plaza.

En la misa se rezó por todas las personas del mundo taurino fallecidas durante el año. Así viene haciéndose desde el 15 de agosto de 1964, fecha en que el subalterno Miguel Leyton El Coli, fue herido mortalmente por un novillo de Ángela Rodríguez de Arce. 

La Virgen de la Paloma es una de las imágenes más veneradas por los toreros madrileños. Vicente Pastor, Marcial Lalanda, Luis Gómez El Estudiante, Manuel Escudero, Julio Aparicio y Antonio Chenel Antoñete y otros acostumbraban a visitar la parroquia de la Paloma y rezar al pie de la Virgen para darle gracias cuando tenían una tarde triunfal.

Al comienzo de la misa, llamó la atención a los asistentes la cantidad de seguridad que había presente en la puerta de la Iglesia y en los alrededores. No únicamente observantes de la situación, sino también controlando e inspeccionando las mochilas de los madrileños y de los turistas que se acercaron a la celebración de la Eucaristía.

Desde finales del pasado mes de julio, cuando tuvo lugar el atentado de Normandía, dos semanas después del trágico atentado en Niza, la seguridad ha aumentado de forma considerable en los actos religiosos y sus respectivas celebraciones. Los propios organizadores de los distintos eventos han reconocido queel objetivo no es hacer que cunda el pánico, sino proteger al ciudadano.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable