En voz baja

En qué ha quedado el caso de la niña desaparecida y la apertura de tumbas en el Vaticano

Apertura de las tumbas en el Cementerio Teutónico  (Vatican Media).
photo_cameraApertura de las tumbas en el Cementerio Teutónico (Vatican Media).

Emanuela Orlandi tenía 15 años cuando el 22 de junio de 1983 desapareció sin dejar rastro a la salida de una clase de música en la Plaza de San Apolinar, en el centro de Roma. Era hija de un empleado del Vaticano. 

Se barajaban distintas hipótesis que nunca se llegaron a confirmar por la Justicia italiana: si la joven podía haber sido secuestrada por un grupo extremista turco para pedir la liberación de Ali Agca, el terrorista encarcelado entonces por haber atentado contra el papa Juan Pablo II en 1981; que si fue víctima de una red pedófila detrás de la cual se encontrarían altos jerarcas de la Iglesia o la presunta relación del caso con la Banda de la Magliana, la organización criminal que sembró el terror en la capital italiana durante los años del plomo.

Tras varias investigaciones por parte de la familia, la Secretaría de Estado de la Santa Sede autorizó en abril de 2018 la apertura de la investigación. En ese contexto, la familia pidió a la Santa Sede que investigase una de las tumbas del Cementerio Teutónico que está en el Vaticano, alrededor de la cual circulan rumores en el Vaticano desde hace años. De hecho, la familia había recibido una carta anónima con una foto de una sepultura y una frase escrita: "Busque donde indica el ángel". 

Allí, supuestamente, estaban enterradas dos princesas europeas: Sofía von Hohenlohe, fallecida en 1836, y la princesa Carlota Federica de Mecklemburgo, que murió en 1840.

Pero al abrir ayer las tumbas se ha descubierto que están vacías, destapando un nuevo misterio. Ni la niña Orlandi ni las princesas estaban enterradas. Andrea Tornielli lo explica en Vaticans News.  



.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?