En voz baja

La educación diferenciada reduce los niveles de depresión y estrés en escolares

Para las chicas, ambiente tranquilo y ordenado, más diálogo y conversación con la profesora, vinculación de lo estudiado con experiencias personales, fomento de la competitividad, trabajos en grupo para fomentar el liderazgo. Para los chicos, disciplina y claridad en las tareas a realizar, consignas cortas y claras para mantener la atención, trabajos en equipo que clarifiquen la relación jerárquica, favorecer el movimiento, necesario para aprender. Son algunas de las conclusiones expuestas en el I Congreso Internacional de Educadores en Perú.

El debate sobre la educación diferenciada sigue estando sobre el tapete en España porque son colegios religiosos los que la imparten y han llevado a algunas administraciones públicas a los tribunales por no concederles conciertos. Recientemente, esos centros educativos han ganado varios de estos juicios.

Pero a los promotores de la educación diferenciada les cuesta convencer a la sociedad de su valor educativo, aun cuando países como Francia se están replanteando este camino. De hecho, el sociólogo Michel Fize, autor de "Las trampas de la enseñanza mixta", demostró cómo el sistema mixto no se había adoptado atendiendo a cuestiones pedagógicas, sino demográficas.

La profesor Luzmila Flores Correa, de la Universidad de Piura, ve ventajas en el terreno académico, en el socio-afectivo -mejoran la autoestima y el control- y en el hecho de que se atenúan los estereotipos. Según esta experta, el problema de la discriminación de la mujer no procede de la educación diferenciada sino de una serie de cuestiones culturales que ya se están desmontando.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable