En voz baja

La doctrina Parot y el Camino Neocatecumenal


La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo, confirmó el rechazo al recurso presentado por el Gobierno contra la anulación de la denominada doctrina Parot, introducida por el Tribunal Supremo en el año 2006, que aplicaba la reducción de condena sobre el total de la pena  y no sobre el máximo legal de permanencia en prisión, que con el Código Penal de 1973 era de 30 años.


Este fallo del Tribunal de Estrasburgo permitirá que el agresor y asesino de la burgalesa Marta Obregón y de la vallisoletana Leticia Lebrato, Pedro Luis Gallego, conocido como el ‘violador del ascensor’, pueda salir de la cárcel antes del 9 de noviembre de 2022.


Esta era la fecha de excarcelación que había establecido la Audiencia Provincial en septiembre de 2008, a través de un auto que revocaba su salida de la cárcel, prevista para el 18 de diciembre de ese año. El auto de la Audiencia respondía así al escrito enviado el 13 de agosto de 2008 por la Dirección General de Instituciones Penitenciarias en el que se anunciaba el final de la encarcelación del ‘violador del ascensor’.


El planteamiento de la Audiencia, que posteriormente fue ratificado por el Supremo, indicaba que Gallego debía cumplir las penas que pesaban sobre, aplicando los beneficios penitenciarios sobre cada una de ellas. La Audiencia Provincial fue el último tribunal que condenó a Gallego. En julio de 1995, año en que se aprobaba el nuevo Código Penal, a 25 años de reclusión menor y 30 de reclusión mayor por la violación y asesinato de Marta Obregón. Gallego acumula una condena de 273 por dos asesinatos y 18 violaciones. La decisión del alto tribunal europeo ha desatado una gran indignación entre las víctimas. Este periódico se puso en contacto con Pilar Rodríguez, madre de Marta Obregón, quien declinó hacer declaraciones. Del mismo modo, este medio intentó pero no pudo contactar con el presidente del Tribunal Superior de Justicia, José Luis Concepción, para recabar su opinión sobre el fallo.


Esta decisión judicial llega en pleno proceso de beatificación de la joven burgalesa, vinculada al movimiento neocatecumenal, cuyo proceso se aceptó en el año 2007. Según establece este proceso, que ahora está en fase de recoger testimonios, Marta tiene ya el título de «sierva de Dios», el primer peldaño en la complicada escalera hacia los altares. El segundo escalón será el de «venerable»; el tercero, el de beata, y el cuarto, último y definitivo, el de santa.



Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?