En voz baja

Ante una posible coalición en España de partidos de izquierda, cabe preguntarse: ¿Qué significa ser marxista?

Adelanto de respuesta: para un cristiano no basta con no serlo


La visión del mundo de Karl Marx (1818 -1883) vuelve a estar de moda. Este revival, paradógicamente, podría tener una causa de lo más marxista; nos referimos a la gran crisis capitalista de 2008, crisis que el mundo occidental, por el momento, no consigue dejar atrás.  

Basta dar un paseo por las estanterías de cualquier librería española para ver la abundancia de diversos autores que, fundamentalmente adscritos a esta filosofía, al mismo tiempo, y a lo largo de los últimos 50 años, se han ido encargando de ponerla al día, dándole distintas aplicaciones y desarrollos.

Nos referimos a pensadores como Thomas Piketty, Toni NegriBoaventura de Sousa SantosMichael Hardt, Michel Foucault, Gilles Deleuze, Alain Badiou, Slavoj Zizek, Friedric Jamenson, Jacques Derrida, Doménico Losurdo, Michael Löwy, Noam Chomsky, Edward Said, Ernesto Laclau, Daniel Bansaid, Terry Eagleton, Pierre Bourdieu, Jacques Rancière, Jacques Braudillard, Giorgio Agambem, David Harvey, Etienne Balibar, Inmanuel Wallerstein o Marta Harnecker. Pero los clásicos de este pensamiento también han resurgido; y no solo en el caso de su fundador, Karl Marx, sino también de Vladimir Illich UlianovLenin–, Walter Benjamín, Jean Paul Sartre, Franz Fanon, León Trotsky, Herbert Marcuse o Louis Althusser.

Para los que quieran formar su opinión al respecto, resulta interesante leer las encíclicas Quod apostolici muneris (León XIII), Divini RedemptorisQuadragesimo anno (Pio XI), así como dos instrucciones de la Congregación para la Doctrina de la Fe, centradas en el intento de conjugar marxismo y cristianismo: la primera, de 1984, titulada Sobre algunos aspectos de la Teología de la Liberación y la segunda, de 1986, titulada Libertatis Conscientia, sobre libertad cristiana y liberación.




Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes