En voz baja

Manos Unidas alerta del terrorismo en Filipinas

El pasado 23 de mayo, un grupo de terroristas armados ocuparon la ciudad filipina de Marawi y sembraron las calles de terror y destrucción. Los enfrentamientos, que continúan a día de hoy, han causado ya centenares de muertos, han obligado a huir de la ciudad a miles de personas y varios centenares continúan secuestradas. El gobierno ha decretado 60 días de ley marcial en la isla.

Para Manos Unidas, una de las pocas ONG españolas presentes en la isla de Mindanao, el riesgo de un rebrote de la violencia en la región con motivo de los acontecimientos que han tenido lugar en las últimas semanas en la ciudad de Marawi, es motivo de inquietud y preocupación

En este sentido se enmarca, precisamente, el trabajo que Manos Unidas y su socio local ZABIDA (Alianza para el desarrollo integrado en Zamboanga Basilan) están llevando a cabo desde hace años en Mindanao. «Nuestra labor tiene como objetivo principal la construcción de una cultura de paz que aborde la resolución de conflictos. «Nos preocupa la situación de las víctimas y los desplazados y esperamos que lo sucedido en Marawi no suponga un freno a lo conseguido en el proceso de paz», señala Miguel Carballo, técnico de proyectos de Manos Unidas y la Cooperación Española en Filipinas. 

Manos Unidas, que está presente en Filipinas desde hace más de 30 años, lleva dieciocho acompañando al claretiano Ángel Calvo, que durante cuatro décadas ha trabajado por la paz en el archipiélago asiático. El misionero español ha promovido, junto a representantes de otras religiones agrupadas en el Foro Interreligioso de Solidaridad por la Paz, una declaración en la que condenan las atrocidades cometidas en Marawi. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?