En voz baja

El Ayuntamiento de Oviedo no deja de pasar el IBI, que el Arzobispado devuelve

Una diócesis como la de Oviedo aportaría unos 100.000 euros al año por el tributo, según expertos eclesiales. El IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles) siempre llama al timbre, e incluso a puertas donde sistemáticamente es devuelto por razones legales. Por extraño que parezca, ayuntamientos como el de Oviedo remiten periódicamente al Arzobispado y a la Iglesia los recibos de la antiguamente conocida como «contribución urbana» -cuyos resguardos guardaban con orgullo los vecinos como prueba fehaciente de que el piso era suyo-. Una vez recibidas las facturas del IBI, en las dependencias eclesiásticas hay un oficial de la curia diocesana que prácticamente se dedica en exclusiva a devolver uno tras otro los recibos con su correspondiente recurso al amparo de los Acuerdos España-Santa Sede de 1979 o de la ley de Mecenazgo -de incentivos fiscales-, promulgada

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable